Según una reciente actualización de BIMCO, se implementará un nuevo mecanismo «disyuntor» para permitir que 10 grandes puertos chinos reanuden las operaciones de cambio de tripulación extranjera.

Hasta siete organismos gubernamentales chinos, incluido el Ministerio de Transporte (MOT), habían anunciado la acción una semana antes, debido a la situación prevaleciente de COVID-19 alrededor del mundo.

La mayoría de los puertos chinos famosos están en la lista, ya que maneja algunos de los mayores volúmenes de carga del planeta. Entre ellos se encuentran Dalian, Tianjin, Qingdao, Shanghai, Ningo, Fuzhou, Xiamen, Guangzhou, Shenzhen y Haikou.

De los requisitos previos para el cambio de la tripulación extranjera, el Ministerio chino ha establecido una serie de directrices que las agencias de contratación y las compañías navieras deben seguir estrictamente. Estas incluyen tener la documentación básica de los boletos de salida válidos y un historial limpio de salud y registros de cuarentena para la tripulación.

Además, el buque en cuestión debe haber salido del último puerto extranjero en más de 14 días, y la compañía naviera está obligada a alquilar un coche para trasladar a la tripulación extranjera desde el punto de desembarque hasta el punto de salida directamente dentro de la misma ciudad, o para embarcar en otro buque de salida al desembarcar.

Dicho aviso introduce un mecanismo disyuntor de cuarentena. Funciona de la siguiente manera: las operaciones de cambio de tripulación extranjera de una compañía naviera se suspenderán durante 15 días si se detectan 5 casos positivos en el conjunto de su buque; o se suspenderán durante 30 días si se detectan 10 casos positivos en el conjunto de su buque. Si se encuentran más de 10 casos positivos detectados, no se permitirá a la compañía naviera operar hasta que pasen una nueva evaluación realizada por las autoridades pertinentes.