El gobierno chino está en conversaciones con compradores estatales y privados de soja sobre un plan para aumentar las compras de suministros estadounidenses, según la gente familiarizada con la situación.

El gobierno se reunió con las empresas el viernes en Pekín para discutir el plan, que podría incluir la exención de los aranceles sobre las importaciones de EE.UU., dijo el gobierno. El ejecutivo busca la retroalimentación de las empresas y la propuesta está sujeta a cambios dependiendo de los avances en las negociaciones comerciales. Todavía no se han ultimado los detalles, incluidos los volúmenes potenciales de compra.

El plan se suma a las señales de que Pekín está preparado para hacer una serie de gestos de buena voluntad hacia Washington con el fin de avanzar en las conversaciones comerciales que han dado poco resultado desde que los líderes de EE.UU. y China se reunieron en Osaka el mes pasado. A los ojos de China, los EE.UU. han mostrado su disposición al excluir algunos productos chinos de los aranceles punitivos y al discutir la posibilidad de permitir que las empresas estadounidenses suministren al gigante de las telecomunicaciones Huawei Technologies, que figura en la lista negra de Estados Unidos, según los medios de comunicación estatales.

«China podría comprar algunos nuevos cultivos de soja para generar titulares y reanudar las negociaciones, pero no hay razón para que las compras sean lo suficientemente grandes o inmediatas como para tener un impacto real en los precios de los futuros», dijo Darin Friedrichs, un analista senior de la división de productos básicos de Asia de INTL FCStone. «China no necesita soja estadounidense en este momento. Los envíos de Sudamérica han sido buenos y la peste porcina africana ha perjudicado la demanda interna».

Los precios de la soja bajaron un 0,7 por ciento, a 9.125 dólares el bushel a las 9.50 de la mañana en Chicago. Las semillas oleaginosas utilizadas para producir aceite de cocina y alimentos para animales han aumentado alrededor de un 14% desde mediados de mayo, cuando la casi paralización de las importaciones estadounidenses en China y los amplios suministros mundiales hicieron que los precios se redujeran a un nivel mínimo de una década.

Los asesores principales del presidente Donald Trump tienen previsto discutir el lunes la reanudación de las ventas a Huawei con empresas de tecnología estadounidenses. Las conversaciones cara a cara entre los principales negociadores comerciales de los países podrían tener lugar pronto, según los medios de comunicación estatales chinos.

El plan también es consecuencia de las quejas del Sr. Trump de que China no ha aumentado sus compras de productos agrícolas estadounidenses, una promesa que, según dijo, se cumplió en una reunión con Xi Jinping en la cumbre del Grupo de los 20 en Osaka. El Sr. Trump reiteró la semana pasada que podría imponer aranceles adicionales a las importaciones chinas si así lo desea.

La exención para las compras de soja puede ser válida para los pedidos realizados dentro de un plazo de 30 días, dijo la el Gobierno Chino. Las estimaciones iniciales sugieren que los volúmenes podrían estar entre 3,8 y 6 millones de toneladas para los envíos en septiembre.

Mientras que China hizo compras de buena voluntad de productos agrícolas estadounidenses a principios de este año a través de sus empresas estatales Cofco y Sinograin durante una tregua en la guerra comercial, los compradores privados habían sido postergados de las grandes compras debido a los aranceles de importación. Antes de que un acuerdo anterior colapsara en mayo, la nación asiática acordó aumentar «significativamente» las importaciones de bienes y servicios estadounidenses.

Fuente Bloomberg