Por Bloomberg News (Bloomberg) – China se ha embarcado este año en una oleada de compras de maíz sin precedentes y algunos buques se han retrasado hasta un mes fuera de los puertos del sur debido a la congestión, incurriendo en fuertes tasas de demora.

Al menos dos buques cargados de maíz estadounidense llevaban semanas esperando antes de poder atracar el jueves, según los datos de seguimiento de buques de Bloomberg. El Priscilla, con 71.400 toneladas, estaba anclado frente al puerto de Zhanjiang, en la provincia de Guangdong, desde el 11 de mayo, y el Krini, con 75.100 toneladas, esperaba desde el 16 de mayo cerca del puerto de Huangpu, en la misma provincia.

Las compras de grano de China se han disparado este año mientras las piaras de cerdos se recuperan de un devastador brote de peste porcina africana. Las importaciones de maíz se han cuadruplicado en el primer cuatrimestre con respecto al año anterior, mientras que las llegadas de sorgo se quintuplicaron en abril con respecto al año anterior. Los envíos de cebada también han aumentado. Los retrasos pueden sumarse al aumento de los costes de las materias primas que el gobierno se esfuerza por controlar.

La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, máximo responsable de la planificación económica del país, destacó recientemente la necesidad de gestionar las largas y complejas cadenas de suministro cuando se trata de estabilizar los precios, e instó a las autoridades regionales a mantener el suministro de todo tipo de productos, desde el maíz hasta la carne de cerdo y las verduras.

Un comprador chino dijo que su cargamento de maíz estadounidense llegó en febrero, pero tuvo que esperar un mes antes de descargarlo en el puerto de Nantong, en la provincia oriental de Jiangsu, un retraso que se tradujo en fuertes gastos de sobrestadía. No quiso dar más detalles por lo delicado del asunto.

Las fábricas de piensos no son los únicos compradores. El gobierno ha estado enviando maíz desde Ucrania y Estados Unidos para reponer las reservas estatales agotadas tras años de ventas. Según el Departamento de Agricultura de EE.UU., China va a importar la cifra récord de 26 millones de toneladas de maíz en esta campaña y en la siguiente.

China es también el mayor importador mundial de soja, pero muchos compradores son trituradoras situadas en los puertos con sus propios silos. En el caso del maíz, los compradores son sobre todo fábricas de piensos y silos estatales, muchos de los cuales se encuentran en el interior.