Barcelona mantiene hasta septiembre las cifras de recuperación de inicios de verano

Las exportaciones siguen liderando la recuperación de los tráficos en el puerto de Barcelona, reflejando el esfuerzo que están realizando las industrias de su hinterland. A pesar de que entre enero y septiembre de este año el tráfico total de contenedores ha sido de 2,06 millones de TEUs (-19%) –mejorando los resultados de los meses anteriores- el porcentaje es solo del -8,8% en el caso de los contenedores llenos de importación y exportación, la cifra que refleja fielmente la evolución de la economía del país y que también sigue mejorando mes a mes.

En este sentido, cabe destacar también que los contenedores llenos de exportación han superado durante este mes de septiembre las cifras del mismo mes del 2019. Este dato positivo es especialmente relevante porque, por primera vez desde que estalló la pandemia de la Covid-19, el puerto de Barcelona ha conseguido lograr unas cifras de exportación mejorando las del período pre-crisis.

Extremo Oriente y Japón, que ha tenido un tráfico de 336.655 TEUs, se mantienen como principales mercado para las mercancías que pasan por el puerto catalán. Gracias, en parte, a la dinámica positiva de las ventas de productos agroalimentarios en China, el tráfico de contenedores llenos de exportación con este país ha logrado 95.454 TEUs, con un incremento del 46,6% durante los últimos nueve meses.

La mayoría de tráficos del recinto durante este mes de septiembre muestran igualmente que, poco a poco, van reduciendo su diferencia respecto a las cifras del mismo periodo del 2019, reflejando el impacto que la pandemia en el comercio internacional y en línea con las predicciones hechas por la Organización Mundial del Comercio (OMC) para este año.

Así, el tráfico total de mercancías durante los nueve primeros meses del año ha sido de 42,4 millones de toneladas, cifra que supone un descenso del 18,4%. Los graneles sólidos han sumado 2,9 millones de toneladas, un 4,2 menos que el mismo periodo del año pasado, pero con cifras positivas en los tráficos de haba de soja, cemento y clínker, piensos y forrajes y chatarra, entre otros. Por el contrario, pese a los buenos resultados del tráficos de productos químicos (4,3%) y de los aceites y grasas, los graneles líquidos experimentan un descenso del 24,4%, influidos por los hidrocarburos y, muy especialmente, por las bajadas de los tráficos de gasolina y biocombustibles.

Algunos de los tráficos históricamente más representativos del puerto también están reflejando la regresión económica global. En este sentido, los pasajeros reflejan las diversas restricciones de entrada a los puertos del Estado que se han aplicado desde marzo y que todavía continúen vigentes en tráficos como los cruceros, que experimentan un descenso acumulado hasta agosto del 91,8%. En el caso de los ferrys, se mantiene la misma cifra que en el mes de agosto.

Por lo que respecta al tráfico de automóviles, entre los meses de enero y septiembre han pasado 320.830 vehículos nuevos por el puerto de Barcelona, que significa un 44,6% menos que en el mismo periodo de 2019, un porcentaje ligeramente mejor que el del mes de agosto.

También desde la autoridad portuaria señalan el buen comportamiento que está teniendo el tráfico ferroviario de contenedores. A pesar de los descensos experimentados en el tráfico total de contenedores, la oferta intermodal entre el puerto y sus diferentes mercados ibéricos y europeos han hecho que este modo de transporte haya aguantado la crisis y tenga un crecimiento acumulado del 1,6% hasta el mes de septiembre. Del mismo modo, el porcentaje de carga contenerizada que entra o sale del puerto en ferrocarril se ha incrementado hasta el 14,6%.

Por Naucher

Related Articles

- Advertisement -spot_img

Últimos Artículos

Share This