A pesar de que los incidentes de piratería en general disminuyeron en 2019, se produjo un alarmante aumento de los secuestros de tripulaciones en todo el Golfo de Guinea, según la Oficina Marítima Internacional (IMB) de la Cámara de Comercio Internacional, en su informe anual sobre la piratería.

En 2019, el Centro de Informes de Piratería de la IMB recibió 162 incidentes de piratería y robo a mano armada contra buques en todo el mundo, en comparación con los 201 incidentes reportados en 2018. Los incidentes incluyeron cuatro buques secuestrados, 11 buques atacados, 17 intentos de ataque y 130 buques abordados, según las últimas cifras de la IMB.

El número de tripulantes secuestrados en el Golfo de Guinea aumentó en más del 50%, de 78 en 2018 a 121 en 2019. Esto equivale a más del 90% de los secuestros globales reportados en el mar, con 64 tripulantes secuestrados en seis incidentes distintos sólo en el último trimestre de 2019. En la región se produjeron 64 incidentes, incluidos los cuatro secuestros de buques que ocurrieron en 2019, así como 10 de los 11 buques que informaron haber sido atacados.

«Seguimos preocupados por el hecho de que esta región haya registrado un aumento sin precedentes de secuestros de tripulaciones. Estas últimas estadísticas confirman la importancia de aumentar el intercambio de información y la coordinación entre los buques y los organismos de notificación y respuesta en la región del Golfo de Guinea. Sin las estructuras de notificación necesarias, no podremos destacar con precisión las áreas de alto riesgo para la gente de mar y abordar el aumento de los incidentes de piratería en estas aguas persistentemente vulnerables», dijo Michael Howlett, Director de la Oficina Marítima Internacional de la CCI.

De manera similar, el Estrecho de Singapur experimentó un aumento en los ataques de robo a mano armada con 12 incidentes reportados en 2019, incluyendo 11 en el último trimestre de 2019. En la misma región sólo se registraron tres incidentes en todo el año 2018.

Las últimas cifras de la IMB también reportan que los buques fueron abordados con éxito en 10 incidentes en toda la región el año pasado. A pesar de este aumento, la IMB considera que la intensidad de los ataques en el Estrecho de Singapur es de «bajo nivel» y que, por lo general, se limita a robos a mano armada en el buque.

«Esto es una distracción y potencialmente peligroso para la tripulación que controla el barco mientras navega por estas aguas congestionadas», continuó Howlett.

Los ataques de robo a mano armada en los puertos indonesios han disminuido de 36 incidentes en 2018 a 25 en 2019. El diálogo y la coordinación entre la Policía Marítima de Indonesia (IMP) y la IMB PRC ha llevado a una disminución de los incidentes regionales, según el informe.

En otros lugares, en el subcontinente indio, Bangladesh informó de cero incidentes en 2019. Esta es la primera vez desde 2015 que no se han reportado incidentes de piratería o robo a mano armada en Bangladesh.

Al otro lado del Océano Índico, Somalia reportó cero incidentes de piratería, sin embargo, la IMB PRC aconseja que los buques y las tripulaciones sean cautelosos cuando viajen por la región. En particular, el informe advierte que «los piratas somalíes siguen teniendo la capacidad de llevar a cabo ataques en la cuenca somalí y en el Océano Índico en general».