El canal de Panamá reportó crecimiento en tránsitos y tonelaje de octubre 2019 a marzo del presente año, lo que demostró movimiento del comercio mundial, a pesar de la pandemia de Covid-19.

En este primer semestre del año fiscal 2020 se movilizaron 258,4 millones de toneladas de mercancías, un ligero incremento en relación con similar período anterior, mientras que siete mil 528 buques hicieron la ruta, casi medio millar más de los planificados.

‘A pesar de los desafíos que enfrenta la industria hoy en día, nuestros números demuestran que el comercio mundial todavía se está moviendo, y el canal de Panamá sigue desempeñando su papel para ayudar a garantizar la continuidad de las cadenas de suministro globales’, dijo el administrador del enclave, Ricaurte Vásquez.

Una nota de prensa de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) reconoció que se enfrentan a la incertidumbre del flujo de mercancías en las próximas semanas, pero Vázquez aseguró que realizan esfuerzos por mantener la ruta abierta para facilitar el trasiego de bienes esenciales ante la crisis sanitaria mundial.

Hasta el 27 de marzo pasado, las cancelaciones de reservaciones ascendieron a 52 buques, de los cuales 35 son cruceros, pero la situación es tan cambiante que no se puede pronosticar el impacto, pese a variables que a diario se aplican para calcular proyecciones, porque ‘es una situación global’, dijo anteriormente.

Los especialistas de la ACP evalúan varios escenarios con el monitoreo cercano de la relación comercial entre Estados Unidos y China, la entrada en vigencia del IMO 2020 (norma para el contenido de azufre del combustible naval) y el precio del petróleo, tomando en cuenta algunos factores externos.

También estudian el impacto de la implementación de las medidas de conservación del agua y los ajustes de calado (distancia de la línea de flotación al fondo del casco), a lo cual obligó la prolongada sequía y la disponibilidad de los lagos de la cuenca canalera.

Otro aspecto que compite con el tránsito trasatlántico son rutas alternativas como el canal de Suez, en Medio Oriente; el recorrido por el Cabo de Buena Esperanza, en el extremo sur del continente y el empleo del transporte intermodal para trasladar mercancías entre ambas costas de Estados Unidos.

Para salvaguardar el flujo continuo del canal, la ACP adoptó nuevos procedimientos de seguridad sanitaria en todas sus operaciones desde enero pasado, según los lineamientos del Ministerio de Salud, que intensificaron en el último mes, apuntó la fuente.

Todos los buques que lleguen al canal deben informar sus últimos puertos visitados y cambios en sus tripulaciones en cualquier escala con alerta de propagación Covid-19, dentro de las dos semanas previas a su llegada a Panamá.

Además, para proteger la salud y la seguridad de su fuerza laboral y las tripulaciones de sus clientes, la ACP transporta en pequeños grupos a quienes necesitan abordar embarcaciones en tránsito, para propiciar el distanciamiento social y reducir los riesgos de propagación del virus.

Con información de: Prensa Latina.