Arabia Saudita ha prohibido la descarga de agua de lavado mediante el uso de depuradores de circuito abierto en las aguas territoriales. La Autoridad Portuaria Saudita dijo que ha recibido instrucciones de la Autoridad General de Meteorología y Protección del Medio Ambiente de prohibir la descarga de agua de lavado de los barcos de sus sistemas de limpieza de gases de escape (EGCS).

Esto significa efectivamente que no se permite el uso de depuradores de circuito abierto por parte de los buques que entran en aguas sauditas, hasta que se emita una norma ambiental al respecto, dijo la autoridad portuaria en una circular reciente.

El uso de depuradores, ya sea en circuito abierto o cerrado, está permitido en virtud de la regulación del anexo VI del Marpol de la OMI sobre la prevención de la contaminación procedente de los buques, si los buques desean seguir quemando fuelóleo con alto contenido de azufre.

A principios de agosto, Omán también aplicó la misma lógica al prohibir el uso de depuradores de circuito abierto para prevenir las descargas de agua de lavado en sus aguas territoriales, permitiendo al mismo tiempo el uso de depuradores de circuito cerrado y el uso de depuradores híbridos en el funcionamiento de circuito cerrado.

La última medida adoptada por la Arabia Saudita significa que se ha sumado a una lista de otros países que prohíben los depuradores de circuito abierto, entre ellos Singapur, Malasia, Bélgica y Panamá.