Sin timón, comida, agua, electricidad, luces, wi-fi, refrigeración, GPS, luces de seguridad o de protección, 15 marinos están anclados en la bahía de Manila, Filipinas. Abandonados a bordo del buque de bandera española MV Celanova (IMO 9268394).

Con las baterías agotadas de sus teléfonos móviles, la tripulación, que se encuentra atrapada a 13 millas náuticas en el mar, ha estado haciendo llamadas de ayuda urgentes, ya que el buque se está quedando peligrosamente sin combustible y sin gasoil, así como sin los alimentos, el agua dulce y los medicamentos que la gente de mar necesita para sobrevivir.

«Somos gente fuerte, pero estamos agotados y ahora hay mal tiempo y no tenemos opción de hacer nada si el buque arrastra el ancla», Pedro envió un mensaje de texto a la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) el domingo 10 de mayo. «Espero que el lunes pueda terminar esto y la semana que viene pueda atracar. En las condiciones actuales es muy peligrosa nuestra situación. Sobreviviremos hasta el lunes».

En un correo electrónico anterior, un miembro de la tripulación escribió a la ITF preguntando cuándo podrían conseguir comida fresca a bordo. «Estamos comiendo algo que hace tres meses nunca hubiéramos pensado que tendríamos que comer», escribió.

«Desde el 21 de febrero, cuando se me informó por primera vez del caso, ha habido miles de mensajes de WhatsApp», dijo Luz Baz, coordinadora de la ITF en España. «Estoy en contacto con ellos diariamente. Pero ahora el barco está en un apagón total».

La tripulación ha estado durmiendo en la cubierta ya que no hay aire acondicionado, pero las tormentas del domingo por la noche obligaron a los marinos a refugiarse en la oscuridad bajo cubierta, dijo.