16 de julio (Reuters) – Vineyard Wind anunció el viernes un acuerdo para utilizar mano de obra sindical para ayudar a construir lo que se convertirá en el primer gran proyecto eólico marino del país frente a la costa de Massachusetts, cerca de Martha’s Vineyard.

El acuerdo laboral con el Southeastern Massachusetts Building Trades Council cubre 500 puestos de trabajo, la mayoría de los cuales se destinarán a trabajadores locales, dijo la empresa en un comunicado. También incluye objetivos de contratación para mujeres y personas de color.

El pacto es el primero en la incipiente industria eólica marina de Estados Unidos y se produce en un momento en que el presidente Joe Biden, demócrata, ha prometido que su programa de energía limpia y cambio climático creará millones de puestos de trabajo sindicales bien remunerados.

La administración de Biden aprobó el proyecto Vineyard Wind en mayo, anunciándolo como el lanzamiento de una nueva industria energética nacional que ayudará a eliminar las emisiones del sector eléctrico.

Dennis Arriola, director ejecutivo de Avangrid, que está desarrollando Vineyard Wind junto con la danesa Copenhagen Infrastructure Partners, dijo en un comunicado que el acuerdo «sienta un fuerte precedente» en la nueva industria estadounidense.

El consejo de la construcción representa a miles de trabajadores de la costa sur de Massachusetts, Cape Cod y las islas. Las turbinas del proyecto, que estará situado a 24 km de la costa de Martha’s Vineyard, saldrán de tierra firme desde la ciudad portuaria de New Bedford (Massachusetts).

Al menos durante los primeros años, la mayor parte de los puestos de trabajo de fabricación derivados de la industria eólica marina estadounidense estarán en Europa.

El proyecto Vineyard Wind pretende crear suficiente electricidad para abastecer a 400.000 hogares de Nueva Inglaterra. El proyecto empezará a suministrar electricidad a la red en la segunda mitad de 2023 y la construcción inicial podría empezar este mismo año.

Se espera que el proyecto cree en última instancia 3.600 puestos de trabajo a tiempo completo durante su vida útil.

«El uso de un acuerdo laboral de proyecto para construir el primer parque eólico marino a escala industrial del país garantiza la protección sindical de los trabajadores de este proyecto, el trabajo sigue siendo local y los trabajadores representan a las diversas comunidades de las que proceden», dijo Kristin Wozniak, miembro de la Hermandad Internacional de Trabajadores Eléctricos Local 223, en un comunicado.