15 de septiembre (Reuters) – Vineyard Wind, que va camino de ser el primer gran parque eólico marino de Estados Unidos, cerró un préstamo de 2.300 millones de dólares y empezará a construirse en Massachusetts a finales de este año, dijeron sus propietarios el miércoles.

La financiación de la deuda senior permite al proyecto, una empresa conjunta entre Avangrid y Copenhagen Infrastructure Partners, movilizar a sus contratistas y proveedores para empezar a trabajar, dijeron las empresas.

El gobierno de Estados Unidos aprobó Vineyard Wind en mayo, calificándolo como la inauguración de una nueva industria nacional que ayudará a eliminar las emisiones del sector eléctrico, un pilar fundamental en la agenda del presidente Joe Biden sobre el cambio climático.

«Con la firma de estos acuerdos, ya tenemos todo listo para empezar la construcción, lanzando una industria que empezará a crear puestos de trabajo inmediatamente y contribuirá de forma significativa a cumplir los objetivos de reducción de la contaminación por carbono de Massachusetts», dijo Lars Pedersen, director ejecutivo de Vineyard Wind, en un comunicado.

La construcción comenzará en tierra firme en Barnstable, Massachusetts, en Cape Cod, a finales de este año. Las obras en alta mar comenzarán el año que viene, y se espera que el proyecto empiece a suministrar energía en 2023.

Vineyard Wind se situará a 24 kilómetros de la costa de Martha’s Vineyard y está previsto que genere electricidad suficiente para abastecer a 400.000 hogares de Nueva Inglaterra.

Nueve bancos participaron en la financiación de 2.300 millones de dólares. Entre ellos figuran Bank of America, J.P. Morgan, BBVA, NatWest, Credit Agricole, Natixis, BNP Paribas y MUFG Bank. La empresa fue asesorada por el Santander, que también invirtió en el proyecto.