El número de buques portacontenedores vendidos para su desguace en el segundo semestre de 2020 (2S20) disminuyó considerablemente en comparación con el primer semestre del año pasado (1S20), con sólo 34 buques para un total de unas 68.000 TEUs que fueron llevados a los astilleros de reciclaje, frente a los 55 buques para un total 129.750 TEUs en los primeros seis meses. Sin embargo, el número de buques desguazados no es definitivo, ya que las ventas concluidas en los últimos días del año podrían ser reportadas sólo en las próximas semanas,

No obstante, 2S20 marca una importante contracción respecto los primeros seis meses. La principal explicación de esta caída es el auge del mercado de flete de contenedores, que ha impulsado a los armadores a seguir utilizando sus buques más antiguos en lugar de desguazarlos, a pesar de los altos precios de demolición que ofrecen actualmente los recicladores.

En total, la capacidad total de tonelaje por unidades vendidas para chatarra en 2020 hasta ahora asciende a unos 197.750 TEUs. Esta cifra es ligeramente superior a los 185.000 TEUs reciclados en 2019, pero muy inferior a los 417.000 TEUs y 655.000 TEUs desechados en 2017 y 2016, respectivamente.

La mayoría de los buques vendidos para su demolición en la 2S20 eran de menor tamaño, y 24 de los 34 buques reciclados tenían capacidades inferiores a 1.500 TEUs. Se vendieron tres buques en el segmento de 1.500 TEUs y cuatro unidades en el de 4.000-5.299 TEUs.

La proporción de grandes buques vendidos para su desguace había sido mayor en el primer semestre del año, con ocho buques de 5.500 a 7.400 TEUs y seis unidades de 4.200 a 5.200 TEUs que se incorporaron a las instalaciones de reciclaje, además de los de menor tonelaje.

El mayor buque portacontenedores jamás vendido para su reciclaje, el «SINE MAERSK» de 9.600 TEUs, fue varado en Aliaga (Turquía) para su desguace conforme a los criterios de la UE en agosto. Su venta a los astilleros de demolición se registró para julio y, por lo tanto, se contabilizó para el 2S20. Sin embargo, no se conoce la fecha exacta de su venta y la transacción podría haber concluido ya en 1S20.

Los precios de la chatarra, mientras tanto, han seguido una tendencia al alza después de caer bruscamente en el peak de la crisis de COVID-19, cuando la mayoría de los astilleros de desguace se vieron obligados a cerrar las operaciones.

Los precios actuales de la chatarra son en realidad incluso más altos que a principios de 2020, ya que la demanda y los precios del acero han sido fuertes en los últimos meses.

Los precios de la chatarra de los buques portacontenedores en los principales mercados del subcontinente indio (India, Bangladesh, Pakistán) se sitúan actualmente en torno a los 430-440 dólares por LDT (light displacement tonnage), después de haber caído a US$300 en el peak de la crisis ocasionada por el COVID-19.

En Turquía, los recicladores ofrecen actualmente entre 270 y 280 dólares por LDT, lo que supone un aumento de US$170 cuando impactó el COVID-19. Se espera que los altos precios actuales de la chatarra continúen a corto plazo, debido a una demanda sostenida de acero.

Mientras tanto, las ventas de los portacontenedores para el reciclaje probablemente se mantendrán bajas en el futuro previsible, en un mercado de flete continuamente fuerte.