Niclas Rolander (Bloomberg) La empresa sueca Candela Speed Boat AB desafía al sector de las embarcaciones de recreo con motor de combustión convencional con una nueva lancha rápida impulsada por baterías, apostando por que el vuelo puede resolver el principal obstáculo para la electrificación marina.

El C-8 presentado el jueves es el sucesor del C-7, un hidrodeslizador que ya ha sido entregado a unos 30 clientes en todo el mundo. La nueva embarcación de 8,5 metros (28 pies) con literas para dos adultos y dos niños está diseñada para una producción en serie, y Candela está recaudando fondos para una fábrica que produzca inicialmente unas 400 unidades al año. Gustav Hasselskog, fundador y director ejecutivo de la empresa, afirma que podría vender más de 1.000 unidades al año e impulsar la consolidación del fragmentado mercado de las embarcaciones de recreo.

«Hay demasiadas empresas de embarcaciones y la gente no gana dinero», dijo Hasselskog en una entrevista en la sede central y la fábrica de la empresa en Estocolmo. «A medida que aumente el contenido tecnológico, pueden aumentar las barreras de entrada, lo que podría impulsar la consolidación y beneficiar la investigación y el desarrollo continuos. Nadie puede permitirse eso hoy».

El mercado de las embarcaciones de recreo eléctricas está aún en pañales y lucha por superar algunos retos tecnológicos básicos inherentes al transporte marítimo, el principal de los cuales es la fricción del agua. Candela ha revivido una antigua tecnología para competir con las embarcaciones con motor de combustión. Sus embarcaciones hidroalas prácticamente vuelan sobre la superficie, lo que permite un uso más eficiente de la energía y una batería más pequeña.

«Para construir una embarcacion de planeo del mismo tamaño que el C-8 con propulsión eléctrica, se necesitaría una batería tres veces mayor para conseguir la mitad de la autonomía», explica Hasselskog. «Eso es poco práctico y no será una alternativa a los motores de combustión a corto plazo. Es demasiado caro».

La tecnología de los hidroplanos, inventada en el siglo XIX y basada en los mismos principios que las alas de los aviones, ha suscitado una creciente atención en los últimos años, ya que los constructores de embarcaciones buscan el aumento de eficiencia necesario para superar la resistencia que supone la propulsión a través del agua. También ha generado un auge en la venta de tablas de surf con motor eléctrico, como la que utilizó Mark Zuckerberg en un vídeo viral que el CEO de Facebook publicó con motivo del 4 de julio.

«Lo que está haciendo Candela es realmente bueno», afirma Luke Gear, analista tecnológico de IDTechEx. «El hecho de que hayan diseñado la hélice y los componentes en la propia nave es lo que va a hacer que sea eficiente».

Aunque el hidrodeslizamiento «cambia por completo la demanda de energía de un buque», es poco probable que sea una «bala de plata» para el sector de la navegación eléctrica, dijo Gear. «El hidrodeslizamiento tiene muchas complejidades y problemas propios».

El Candela C-8, con un precio de 290.000 euros (341.000 dólares) sin impuestos, tiene capacidad para ocho pasajeros y cuenta con una cama solar, un camarote delantero y un aseo marino. Con un motor eléctrico subacuático especialmente diseñado, el C-pod, Candela promete un viaje silencioso cuando la embarcacion alcanza los 16 nudos y se eleva de la superficie. A partir de ese momento, la embarcacion navega sin problemas hasta una velocidad limitada electrónicamente de 30 nudos.

Tomando una página del libro de jugadas de Elon Musk, el C-8 ofrece actualizaciones por aire similares a las de Tesla Inc, una pantalla táctil de alta resolución de 15,4 pulgadas para la navegación y una aplicación con la que se pueden planificar viajes y acceder a todas las funciones de la embarcacion, desde el encendido de las luces y la nevera hasta la comprobación de su estado de carga. Candela ha desarrollado todo el software internamente.

La autonomía del C-8 será mayor que la del C-7, que puede recorrer 50 millas náuticas a una velocidad de crucero de 22 nudos.

El Modelo S de Tesla «ha superado en ventas a todas las berlinas de lujo con motor de combustión, y esperamos que el C-8 tenga un impacto similar en el sector náutico», afirma Hasselskog.

Las embarcaciones de recreo son sólo el principio para Candela. Se está preparando para probar un hidrodeslizador de 30 plazas en las vías navegables de Estocolmo en 2023, y está en conversaciones con unas 45 ciudades para la entrega de buques de pasajeros.

«Creemos que el negocio de los buques de pasaje crecerá más rápido, aunque hemos llegado más lejos en las embarcaciones de recreo», dijo Hasselskog. «En Europa, la cuestión medioambiental está impulsando el desarrollo, y Estocolmo, por ejemplo, dice que su transporte público marítimo estará libre de fósiles en 2030».