Por Koustav Samanta, Muyu Xu y Jessica Jaganathan-BEIJING/SINGAPUR, 27 de abril (Reuters) – Un petrolero que transportaba alrededor de un millón de barriles de mezcla de betún se vio involucrado en un abordaje cerca de la ciudad portuaria china de Qingdao durante una intensa niebla, derramando petróleo en el Mar Amarillo, dijeron el martes funcionarios marítimos chinos y representantes de los petroleros.

El abordaje en el que se vieron implicados el petrolero A Symphony, con bandera de Liberia, y el buque granelero Sea Justice tuvo lugar a las 8.50 hora local (00.50 GMT), según informó el gestor de A Symphony, Goodwood Ship Management, en un correo electrónico.

«La fuerza del impacto en el lado de babor de la proa causó una brecha en los tanques de carga y de lastre, con una cantidad de petróleo que se perdió en el océano», dijo Goodwood, añadiendo que toda la tripulación había sido contabilizada y no había heridos.

No fue posible contactar inmediatamente con el propietario del Sea Justice y tampoco estaba claro el alcance del vertido, ya que las operaciones para contenerlo se vieron obstaculizadas por la niebla.

«El vertido de petróleo se produjo tras un choque entre dos buques», dijo a Reuters un funcionario de la Administración de Seguridad Marítima de Shandong de China bajo condición de anonimato, confirmando que no había heridos.

La intensa niebla, que ha dificultado la navegación frente a la costa de Qingdao desde el lunes, provocó una escasa visibilidad en el momento de la colisión, dijo Goodwood.

Se han puesto en marcha los procedimientos de emergencia a bordo del buque para limitar cualquier derrame y se ha movilizado al equipo de respuesta a derrames de petróleo del buque.

El incidente se comunicó a las autoridades locales y se ha iniciado una operación de limpieza, aunque se vio dificultada por el cierre del puerto debido a la «nula visibilidad», dijo Goodwood.

La Administración de Seguridad Marítima de Shandong ha dado instrucciones a otros buques para que se mantengan a un mínimo de 10 millas náuticas del A Symphony, pero no ha dado detalles sobre la cantidad de petróleo que se ha filtrado.

La seguridad de los petroleros ha mejorado en las últimas décadas -en parte gracias a la introducción de los buques de doble casco- y son raros los derrames importantes, aunque sigue habiendo riesgos con el transporte de petróleo por mar, que tiene el potencial de causar grandes daños ambientales.

El A Symphony, un petrolero Suezmax, fue visto por última vez cerca del puerto de Qingdao, según mostraron los datos de navegación en directo de Refinitiv Eikon.

El petrolero hizo escala en el Centro Internacional de Transbordo de Linggi, cerca de Malaca, en la Malasia peninsular, a principios de este mes, donde se cargó completamente de petróleo y zarpó hacia China, según los datos.

Contactado por Reuters, un ejecutivo de Run Cheng International Resource (HK) Co dijo que la compañía era propietaria del cargamento de 150.000 toneladas de mezcla de betún a bordo del A Symphony.

El betún, una mezcla de hidrocarburos procedentes de los residuos del refinado, se utiliza para el revestimiento de las carreteras y los tejados. Sin embargo, fuentes del sector marítimo señalaron que el betún suele transportarse en buques más pequeños con calefacción especializada, en lugar de suezmaxes.

El petrolero de 272 metros de largo y 46 metros de ancho fue vendido en mayo de 2019 a sus nuevos propietarios Symphony Shipholding SA y NGM Energy, mostraron los datos de Equasis.

No se pudo contactar inmediatamente con Symphony Shipholding SA y NGM Energy para que hicieran comentarios.