Las nuevas investigaciones sobre el clima han declarado que la adopción de medidas urgentes en relación con las emisiones de los buques existentes es la clave para hacer frente al impacto del transporte marítimo en el cambio climático.

El sector naviero no puede esperar a que entren en su flota nuevos barcos de bajo carbono si quiere reducir las emisiones de CO2 de acuerdo con los objetivos del Acuerdo de París, según un estudio de la Universidad de Manchester.

Las medidas para reducir la contaminación del transporte marítimo tienden a centrarse en los nuevos buques, pero esta nueva investigación del Centro Tyndall muestra que las emisiones de CO2 de los buques existentes dominarán el impacto del sector en el clima.

Las conclusiones de los investigadores sugieren que los barcos existentes podrían agotar el presupuesto de carbono de la industria antes de que se tengan en cuenta los nuevos barcos. Las políticas para reducir el CO2 del transporte marítimo deben centrar la atención en la descarbonización y la reconversión de los buques existentes, en lugar de limitarse a depender de buques nuevos y más eficientes para lograr las reducciones de carbono necesarias.

Como los buques son tan longevos, las llamadas emisiones comprometidas de los trayectos recorridos durante el resto de su vida, son más altas que las de otros medios de transporte. Si no se toman medidas, se espera que los barcos existentes emitan más del 100% de un presupuesto de carbono compatible con París.

Sin embargo, hay espacio para el optimismo. La investigación destaca las múltiples maneras en que los barcos pueden reducir sus emisiones comprometidas, como viajar a velocidades más lentas, instalar nuevas tecnologías renovables como los rotores de Flettner, conectarse a la red eléctrica mientras están en el puerto, y actualizar otras medidas de ahorro de energía.

Pero los científicos dicen ahora que el tiempo es esencial; si se aplica rápidamente y a escala, el sector del transporte marítimo podría seguir contribuyendo equitativamente a los objetivos del acuerdo climático de París, pero si no, otros sectores tendrán que reducir sus emisiones más profundamente y más rápidamente para compensar.

La profesora Alice Larkin, directora de la escuela de ingeniería de la Universidad de Manchester, dijo: «La industria del transporte marítimo sigue desempeñando un papel enormemente importante en el comercio internacional y especialmente para nuestra nación insular, pero esta investigación destaca que los objetivos actuales de la Organización Marítima Internacional deben ser sustancialmente más estrictos para alinearse con los objetivos de París».

Hasta la fecha, los estudios sobre las emisiones comprometidas se han centrado predominantemente en el sector de la energía, o en análisis globales en los que el transporte marítimo es un elemento pequeño, con hipótesis sobre la vida útil de los activos extrapolados a partir de otros modos de transporte. Este estudio analizó; nuevos conjuntos de datos de CO2, antigüedad de los buques y desguace que cubren los 11.000 buques incluidos en el nuevo plan de vigilancia de las emisiones de la Unión Europea (EU MRV), para ofrecer una visión original de la velocidad a la que deben descarbonizarse las infraestructuras de transporte nuevas y existentes.

Un profesor de cambio climático de la universidad, el Dr. John Broderick, dijo: «A diferencia de la aviación, hay muchas formas diferentes de descarbonizar el sector marítimo, pero debe prestarse mucha más atención a la adaptación de la flota existente, antes de que sea demasiado tarde para cumplir con el objetivo de cero emisiones».