(Bloomberg) – La primera evaluación del impacto ambiental del sector marítimo en Europa muestra el reto al que se enfrenta para alcanzar el objetivo de neutralidad climática a mediados de siglo.

Según un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente y la Agencia Europea de Seguridad Marítima, el sector marítimo representa alrededor del 14% de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del transporte en la Unión Europea -más de lo que se estimaba anteriormente-, lo que lo convierte en el tercer mayor emisor, por detrás de los vehículos de carretera, que representan el 71%, y sólo por detrás de la aviación.

Con la previsión de que el transporte marítimo de la UE se duplique con creces de aquí a 2050 con respecto a los niveles de 2005, las propuestas actuales para frenar la contaminación causada por los combustibles fósiles, a la que se atribuye el calentamiento global, pueden no ser suficientes para que el sector cumpla el objetivo del bloque de ser neutral con respecto al clima de aquí a 2050. Los Estados miembros deben reducir las emisiones del transporte en un 90% para alcanzar ese objetivo. Otros problemas destacados por el informe son la contaminación atmosférica y el ruido submarino que puede afectar a la vida marina.

«Se prevé que el transporte marítimo aumente en los próximos años y, a menos que actuemos ahora, el sector producirá cada vez más emisiones de gases de efecto invernadero, contaminantes atmosféricos y ruido submarino», declaró Virginijus Sinkevicius, Comisario Europeo de Medio Ambiente. «Una transición suave pero rápida del sector es crucial para cumplir los objetivos del Pacto Verde Europeo y avanzar hacia la neutralidad del carbono».

Artículo relacionado: Los armadores noruegos se comprometen a la neutralidad de carbono para 2050

La Comisión Europea, el poder ejecutivo del bloque, ha propuesto incluir el transporte marítimo dentro de su Sistema de Comercio de Emisiones que exigirá a los cargadores la compra de permisos por su producción de CO2. También prevé una iniciativa marítima FuelEU que pretende impulsar la adopción de combustibles sostenibles mediante el aumento de las reducciones anuales de las emisiones de gases de efecto invernadero del 2% a partir de 2025 al 75% en 2050.

Aunque el informe no ofrece una evaluación de esas propuestas, que aún deben ser aprobadas por los Estados miembros y el Parlamento Europeo, sí ofrece una visión general de las posibles alternativas a los combustibles fósiles tradicionales, como el hidrógeno y el biocombustible. El análisis muestra que la mayoría de los buques que hacen escala en la UE han reducido su velocidad en un 20% respecto a 2008, lo que ha contribuido a reducir las emisiones.