No hay mucha gente que haya navegado en medio de un huracán de categoría 4 y haya vivido para contarlo. Pero hoy, Saildrone Inc. y la NOAA han publicado el primer vídeo capturado por un vehículo de superficie sin tripulación (USV) desde el interior de un gran huracán que atraviesa el Océano Atlántico.

La NOAA y Saildrone están colaborando en la recogida de datos científicos desde el interior del huracán Sam, que se encuentra actualmente a unas 645 millas al sur-sureste de las Bermudas con vientos sostenidos de 145 mph. Para el proyecto, uno de los drones de Saildrone, conocido como Explorer SD 1045, fue dirigido al interior de la tormenta, donde luchó contra olas de 50 pies y vientos de más de 120 mph para recoger datos científicos críticos y, en el proceso, darnos una visión completamente nueva de una de las fuerzas más destructivas de la tierra.

Para poder operar en condiciones tan extremas, el SD 1045 está equipado con un «ala anticiclónica» especialmente diseñada que le permite seguir operando mientras desafía las condiciones meteorológicas extremas en alta mar con el fin de recoger observaciones en tiempo real para los modelos de predicción de huracanes, que se espera que aporten nuevos conocimientos sobre cómo crecen y se intensifican los grandes y destructivos ciclones tropicales.

Imagen por cortesía de Saildrone


El dron utilizado forma parte de una flota de cinco Saildrones «huracanados» que han estado operando en el Océano Atlántico durante la temporada de huracanes para recoger datos que ayuden a comprender los procesos físicos de los huracanes. Dos se desplegaron desde Jacksonville (Florida) y los otros tres desde Santo Tomás, en las Islas Vírgenes estadounidenses. Este conocimiento es fundamental para mejorar la previsión de tormentas y se espera que reduzca la pérdida de vidas humanas al permitir una mejor preparación en las comunidades costeras, dicen Saildrone y la NOAA.

«Saildrone está llegando a donde ningún barco de investigación se ha aventurado nunca, navegando directamente al ojo del huracán, recopilando datos que transformarán nuestra comprensión de estas poderosas tormentas», dijo Richard Jenkins, fundador y CEO de Saildrone. «Tras conquistar el Ártico y el Océano Antártico, los huracanes eran la última frontera para la supervivencia de Saildrone. Estamos orgullosos de haber diseñado un vehículo capaz de operar en las condiciones meteorológicas más extremas del planeta.»

«Utilizando los datos recogidos por los saildrones, esperamos mejorar los modelos de previsión que predicen la rápida intensificación de los huracanes», dijo Greg Foltz, científico de la NOAA. «La intensificación rápida, cuando los vientos huracanados se fortalecen en cuestión de horas, es una grave amenaza para las comunidades costeras. Los nuevos datos de los saildrones y otros sistemas no tripulados que está utilizando la NOAA nos ayudarán a predecir mejor las fuerzas que impulsan los huracanes y a poder advertir a las comunidades con mayor antelación.»

Vea las imágenes a continuación: