El Tribunal Superior de Bombay ha dado un permiso especial para que un crucero arrestado abandone Mumbai temporalmente para alejarse del ciclón Nisarga.

El barco, el Karnika (ex nombre Pacific Jewel), es el primer crucero de primera clase de la India. Hizo su primer viaje interno en abril de 2019 y se trasladó a Dubai para la temporada de verano del 2019. Tras regresar a Mumbai en septiembre, estaba previsto que realizara un crucero por la costa de la India durante seis meses, pero su itinerario se vio interrumpido por la pandemia del COVID-19.

La Karnika fue detenida a mediados de marzo debido a una disputa financiera de 4 millones de dólares entre sus propietarios. En abril, se dijo que el operador Jalesh Cruises estaba en conversaciones con la Corporación Municipal de Brihanmumbai (BMC) para utilizar Karnika temporalmente como una instalación de cuarentena flotante. Su tripulación ha ido regresando poco a poco a casa en lotes, y ahora sólo hay 63 marinos a bordo.

Esta semana, Jalesh y el Bombay Port Trust solicitaron al Tribunal Superior de Bombay que permitiera el traslado de Karnika a un lugar seguro. El puerto y el operador plantearon la posibilidad de que el buque pudiera resultar dañado por la tormenta y pudiera causar desperfectos en la infraestructura portuaria o en otros buques.

«Soy de la opinión de que el MV Karnika y su tripulación y otros no deben correr peligro y se les debe permitir salir a aguas más seguras, como puede sugerir el fideicomiso del puerto en consulta con el capitán del buque», dictaminó el juez del tribunal AK Menon. Menon impuso dos condiciones: el barco debe regresar después de la tormenta, y sus oficiales superiores deben dejar sus pasaportes bajo la custodia del puerto.

Los datos del AIS muestran que el martes, el Karnika dejó Mumbai y se dirigió al norte, lejos de la tormenta.

A pesar del arresto del barco y los desafíos del COVID-19, Jalesh dice que todavía espera reiniciar las operaciones este septiembre con protocolos de salud mejorados.