Un total de 15 pasajeros están desaparecidos después de que un buque se hundiera frente a la costa de Liberia. Según el gobierno liberiano y los guardacostas, el buque se hundió en la noche del 17 al 18 de julio.

Sin embargo, el funcionario de los guardacostas aumentó el número de desaparecidos a 17. Se han llevado a cabo continuas operaciones de búsqueda y rescate. El Comisionado de la Autoridad Marítima de Liberia, Eugene Lenn Nagbe, declaró el hallazgo de un total de 11 personas hasta el momento.

Las labores de rescate comenzaron a última hora de la tarde del sábado, después de que las autoridades recibieran una señal de socorro del buque. Sin embargo, hasta que las autoridades llegaron al punto del accidente, el buque se había hundido parcialmente. El barco de rescate «Niko Ivanka» salió de Monrovia el sábado por la mañana y se dirigía a la ciudad portuaria de Buchanan.

Aún no se ha averiguado cómo el buque no cumplió las normas básicas de seguridad y consiguió navegar con pasajeros y carga. El buque no tenía licencia ni autorización para transportar pasajeros. Nagbe mencionó que el propietario del buque, un ciudadano chino, había sido detenido el domingo y se encuentra actualmente bajo custodia policial.

Los registros del buque mostraban un total de 18 personas a bordo durante su salida. El viceministro de Información, Jarlaywah Tonpoe, declaró que es difícil determinar el número exacto de pasajeros desaparecidos. Sin embargo, el ministro sospecha que puede haber más personas a bordo del buque.

Entre los pasajeros que figuran en el registro del buque se encuentran un capitán sueco, un miembro chino de la tripulación y nueve miembros del cuerpo de exámenes de educación de África Occidental. El Comisario Marítimo, Nagbe, afirmó que la prioridad es la búsqueda y el rescate.

La búsqueda de los pasajeros continuó a última hora de la tarde del domingo. Los guardacostas de Liberia también colaboraron positivamente con un barco de la organización antiballenera Sea Shepherd para vigilar las costas cercanas y las orillas del río.

El gigante del acero, ArcelorMittal, que tiene oficinas en Buchanan, ha colaborado en las operaciones de rescate. Hay que mencionar aquí que Liberia es una nación empobrecida que aún se está recuperando después de que las sucesivas guerras civiles de 1989 a 2003 asolaran el país. Además, sufrió la pandemia de ébola de África Occidental de 2014 a 16, que mató a unas 4.800 personas en el país.

Referencia: wionews.com