Doce tripulantes a bordo del buque petrolero Viet Tin 01, de 5.500 toneladas de peso muerto, construido en 1985, buscan desesperadamente ayuda, ya que el buque ha estado varado en aguas malasias desde mediados de marzo y se están quedando sin alimentos y suministros.

Los marinos a bordo del buque escribieron «Ayúdenos. No hay comida. No hay salario» en el casco del buque en un esfuerzo por buscar ayuda y también han enviado una llamada de socorro a través de una aplicación móvil utilizada por los marinos en todo el mundo.

En respuesta a la llamada de socorro, la Unión Nacional de Gente de Mar de Malasia Peninsular (NUSPM) proporcionó inmediatamente alimentos y suministros esenciales al buque y ha estado coordinando con el gobierno vietnamita la repatriación de los marinos.

Según el NUSPM, el sindicato ha organizado una visita a bordo del buque y se ha enterado de que éste fue abandonado por su propietario y que no le quedaba combustible, lo que provocó unas condiciones de vida terribles, incluidos apagones y un calor insoportable, mientras que los miembros de la tripulación no tenían suficiente dinero para alquilar un barco para ir a tierra a comprar alimentos. Además, el barco representa un peligro para la navegación.

«Mientras el NUSPM intenta establecer contacto con el propietario del buque que ha abandonado claramente su responsabilidad por el bienestar de su tripulación y del buque, queremos que el gobierno vietnamita ejerza sus responsabilidades como signatario del Convenio sobre el Trabajo Marítimo (MLC) que exige que se proporcionen normas mínimas a la gente de mar y, en caso de que el propietario no lo haga, el gobierno debería poder acceder a los fondos de la contribución del propietario del buque a la cobertura del Club de Protección e Indemnización (P&I)», dijo el NUSPM en un comunicado.

El NUSPM ha solicitado a la Administración Marítima de Vietnam y a la embajada vietnamita en Malasia que se aseguren de que se paguen inmediatamente todos los salarios atrasados a los marinos.

Actualmente la embajada de Vietnam en Malasia está tratando de encontrar una solución para repatriar a los 12 miembros de la tripulación.

La información del registro de buques muestra que el buque es propiedad de Viet Trust Shipping, que posee una flota de dos pequeños petroleros.