El primer gran buque búnker de gas natural licuado (GNL) de Total ha sido botado en China, dijo la empresa francesa de energía.

El buque, cuya entrega está prevista para 2020, operará en el norte de Europa, donde suministrará GNL a buques comerciales, incluidos los nueve portacontenedores ultra grandes (ULCV) de CMA CGM, durante un período de al menos diez años.

En febrero de 2018, Total Marine Fuels Global Solutions (TMFGS) y la compañía naviera japonesa Mitsui O.S.K. Lines (MOL) firmaron un contrato de fletamento a largo plazo para el buque búnker de GNL de 18.600 metros cúbicos. Con arreglo al Memorando de Entendimiento, el buque búnker será gestionado por una filial británica de MOL.

Según Total, la construcción del buque búnker de GNL está en línea con la decisión de la Organización Marítima Internacional (OMI) de limitar drásticamente el contenido de azufre de los combustibles para uso marítimo a partir de 2020.

«El desarrollo de infraestructura como este gigantesco buque búnker es esencial para permitir que el GNL se convierta en un combustible marino ampliamente utilizado», dijo Momar Nguer, Presidente de Total Marketing & Services.

Construido por Hudong-Zhonghua Shipbuilding en el astillero cerca de Shanghai, el buque búnker está equipado con innovadoras tecnologías de tanques. Diseñado para ser altamente maniobrable, el buque de 135 metros de eslora podrá operar con seguridad en puertos y terminales del norte de Europa. También cumple con los más altos estándares ambientales gracias al uso de GNL como combustible y a la completa reliquefacción del gas de ebullición.