Todo buque necesita protegerse de lo desconocido. Hay muchos peligros potenciales que no se pueden detectar con las herramientas de navegación tradicionales. La tecnología Argos de FarSounder es una solución para llenar los vacíos en los que otras tecnologías se quedan cortas. La empresa aborda la realidad de estas limitaciones para satisfacer las necesidades de navegación de todo tipo de buques.

El objetivo del sector de la tecnología de navegación marítima es encontrar nuevas formas de mejorar el conocimiento de la situación para mantener la seguridad de los buques. Una tecnología innovadora desarrollada específicamente con este objetivo es el sonar 3D de visión frontal en tiempo real Argos. Para muchos navegantes, incluir este tipo de tecnología de vanguardia y probada en su flujo de trabajo es una prioridad absoluta.

Diversas tecnologías pueden ayudar a minimizar los problemas de navegación a los que se enfrentan todas las embarcaciones. Algunos de los principales problemas son que las tecnologías de navegación estándar pueden ser a menudo poco fiables, incluida la tecnología GPS. Otro es que los datos cartográficos son a menudo inexactos o irregulares debido a la madre naturaleza y a la inmensidad de nuestros océanos y vías navegables.

El GPS puede parecer una amenaza improbable para la seguridad, dado lo integrado que está en las operaciones cotidianas de navegación. Sin embargo, se han registrado múltiples casos de interferencia significativa del GPS en todo el mundo en el ámbito marítimo. Como puede imaginarse, la Administración Marítima aconseja extremar la precaución cuando se opera en condiciones de interrupción del GPS.

El conocimiento de la situación es siempre crucial para una navegación segura, y particularmente en una situación de interrupción del GPS. Si el buque está equipado con un FarSounder Argos 3D FLS, podrá utilizarlo para reforzar la posición del buque, incluso en caso de denegación del GPS.

Por ejemplo, si se detecta una referencia, boyas de navegación o la costa, a unos 750 m, tanto con el radar como con el sonar, eso reforzaría la confianza en la localización. Por supuesto, un sistema de radar no da ninguna información sobre lo que hay debajo de la línea de flotación. Por lo tanto, además de añadir más redundancia al procedimiento utilizado para posicionar el buque y navegar, el sistema Argos alertaría a la tripulación de cualquier peligro de navegación submarina que pueda no haber sido cartografiado.

Otro peligro que acecha bajo la superficie son los arrecifes. El océano se desplaza, crece y cambia constantemente. Este hecho ha saltado a la palestra de las noticias recientemente cuando se encontró un arrecife de coral que ha sido comparado con el tamaño del Empire State Building frente a la costa norte de Australia, en el extremo norte de la Gran Barrera de Coral. Sin datos de estudios recientes, no hay herramientas en la «caja de herramientas» del navegante tradicional que pudieran haber detectado este peligro durante la navegación.

Aunque este ejemplo concreto tiene 40 m de profundidad en su punto más somero, sin duda podría haber otros menos profundos que supongan un riesgo para la navegación. Navegar sólo con las cartas existentes, el GPS, el radar y la sonda de profundidad en una zona con arrecifes poco profundos y desconocidos podría haber provocado una colisión.

De hecho, en el pasado se han producido notables accidentes en los arrecifes que ponen de manifiesto esta cuestión, concretamente el encallamiento del USS Guardian. El barco chocó contra el arrecife de Tubbataha, frente a la costa de Filipinas, causando daños millonarios al barco y al medio ambiente. Se determinó que la inexactitud de los datos cartográficos fue una de las principales causas del accidente.

Este accidente es sólo uno de los muchos choques con arrecifes y bajíos que se producen cada año. Algunos son mayores y más costosos que otros. Si los operadores de los buques son capaces de ver los peligros para la navegación bajo el agua en tiempo real, pueden cambiar el rumbo adecuadamente y evitar el peligro que supone el peligro. Hay muchas herramientas que utilizan los navegantes, pero el sonar 3D de visión frontal en tiempo real es una pieza importante del rompecabezas que puede proteger el medio ambiente y las embarcaciones de los daños, y salvar vidas.

El conocimiento de la situación añadido que proporciona un sistema Argos es fundamental para las zonas de navegación difíciles, incluidas las zonas inexploradas y mal cartografiadas, o las regiones tropicales con un entorno siempre cambiante. Como puede ver, incluso si su itinerario no incluye aventurarse fuera de los caminos trillados, un sistema Argos es una valiosa adición a su caja de herramientas de navegación y una capa adicional de seguridad que debe considerarse seriamente.

No se vea atrapado en ninguna de las situaciones difíciles mencionadas anteriormente sin un sistema Argos. Para obtener más información, visite www.farsounder.com.