Otro miembro de la tripulación del MV Montpellier, un buque portacontenedores fletado por la importante naviera alemana Hapag-Lloyd, ha dado positivo por coronavirus en Sudáfrica.

Como resultado, el buque tendrá que permanecer en cuarentena en el fondeadero y no podrá iniciar operaciones de carga en Durban, de acuerdo con las regulaciones locales de salud y seguridad, dijo Hapag-Lloyd en una actualización.

A finales de mayo de 2020, dos marinos que trabajaban en el Montpellier de 2.824 TEU dieron positivo para COVID-19 en Durban durante las operaciones normales del buque como parte del servicio Middle East India Africa Express (MIAX). Las autoridades locales ordenaron inmediatamente que el buque permaneciera anclado durante 14 días, medida que ahora se ha prorrogado.

«Seguimos discutiendo los planes de contingencia y los mantendremos informados», añadió el transportista.

«Seguimos haciendo todo lo posible para salvaguardar la salud y el bienestar de nuestros marinos durante la pandemia. Se pide a los marinos que no abandonen los buques en los puertos, y están obligados a llevar mascarillas durante todas las estancias en los puertos».

El buque de carga Sup-Panamax Montpellier pertenece al armador alemán Zeaborn GmbH y es operado por Hapag-Lloyd. Con pabellón de Liberia, el buque de 39.200 toneladas de peso muerto fue construido en Corea del Sur en el 2006, según los datos facilitados por VesselsValue.