El petrolero de bandera británica Stena Impero ha salido del puerto iraní de Bandar Abbas y se dirige a aguas internacionales.

Fuentes iraníes y TankerTrackers dijeron que, según las imágenes de satélite capturadas en la mañana del 24 de septiembre, el barco ya no estaba anclado en el puerto.

El último acontecimiento se produce tras la conclusión del proceso legal contra el petrolero de propiedad sueca, que fue detenido en julio. Con el fin del proceso legal, se han cumplido las condiciones para la liberación del buque, dijo un portavoz del gobierno en una conferencia de prensa el lunes.

En una actualización de los medios de comunicación social de ayer, el embajador de Irán en el Reino Unido, Hamid Baeidinejad, dijo que el petrolero era «libre de salir», después de haber estado retenido durante más de dos meses.

El 19 de julio, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC) confiscó el petrolero por presunta violación de las normas marítimas internacionales. El propietario del buque, Stena Bulk, negó antes las acusaciones.

La prensa sueca citó a Herik Hannel, director general de Stena Bulk, que la compañía esperaba que la unidad abandonara el puerto iraní en pocas horas, «pero no queremos dar nada por sentado. Queremos asegurarnos de que el barco zarpe de las aguas territoriales iraníes».