Royal Dutch Shell Plc, el martes (30 de junio), dijo que espera una reducción de entre 15.000 y 22.000 millones de dólares en su nota de actualización del segundo trimestre de 2020 para sus inversores.

En la actualización, la compañía ha revisado significativamente su precio a medio y largo plazo y las perspectivas del margen de refinación, reflejando los efectos esperados de la pandemia COVID-19 y los fundamentos macroeconómicos y de demanda y oferta del mercado energético.

Esto ha dado lugar a la revisión de una parte considerable de los activos tangibles e intangibles de Upstream, Integrated Gas y Refining de Shell, que ascienden a 15.000 millones de dólares de los EE.UU. de amortización como estimación conservadora.

En la unidad Upstream, tradicionalmente la base del negocio de Shell, se espera que la producción sea de entre 2.300 y 2.400 mil barriles de petróleo equivalente por día.

Aunque este rango de producción es mayor en comparación con las perspectivas proporcionadas anteriormente, ha tenido un impacto limitado en las ganancias en el actual entorno macroeconómico, señaló la compañía.

El informe también pronosticó que los precios del crudo Brent se situarán en una media de 35 dólares por barril durante el resto del año 2020, subiendo a 40 dólares en 2021 y alcanzando sólo 50 dólares en 2022, con una previsión a largo plazo de 60 dólares por barril.

Shell señaló que se espera que los volúmenes de venta de productos petrolíferos se sitúen entre 3.500 y 4.500 mil barriles por día, impulsados por una importante caída de la demanda relacionada con el impacto de COVID-19, lo que supone un notable contraste con la previsión anterior de 7.000 mil barriles por día en el primer trimestre.