Se ha reanudado el trabajo en el Puerto de Montreal, el segundo puerto más activo del Canadá, tras una huelga de dos semanas del Sindicato Canadiense de Empleados Públicos (CUPE) contra su empleador, la Asociación de Empleadores Marítimos (MEA). La huelga había comenzado el 10 de agosto, después de que el sindicato organizara previamente una huelga de cuatro días y un paro de 40 horas en julio para tratar de llamar la atención sobre sus condiciones de trabajo y la falta de contrato durante los últimos 18 meses.

El sindicato de estibadores y su empleador anunciaron el viernes 21 de agosto que habían llegado a un acuerdo provisional sobre una tregua de siete meses que ponía fin a la huelga. Ambas partes dijeron que confiaban en que podrían llegar a un acuerdo negociado en principio para el fin de la tregua el 20 de marzo de 2021. Mientras tanto, se celebraron reuniones durante el fin de semana para establecer un protocolo de regreso al trabajo y ahora se han reanudado los trabajos en el puerto.

Citando su falta de contrato desde principios de 2019, junto con sus quejas sobre los salarios, los horarios y las condiciones de trabajo, los 1.125 estibadores, capataces y trabajadores de mantenimiento miembros de la CUPE habían abandonado el trabajo hace dos semanas. La clave de sus quejas era la petición de mejores horarios de trabajo. El sindicato dijo que se esperaba que los trabajadores estuvieran de guardia durante 19 de los 21 días. Los 150 miembros de la Asociación Internacional de Estibadores también notificaron que se unirían a la huelga.

Durante la huelga se estimó que hasta 20 buques se desviaron a otros puertos, entre ellos Halifax o Nueva York, lo que ralentizó los envíos y aumentó los costos. Algunas estimaciones indicaban que se estaban impactando 90.000 o más contenedores junto con 300.000 toneladas de carga a granel.

Con un gran atraso acumulado durante la huelga, se estima que pasarán entre dos y cuatro semanas antes de que los expedidores se pongan al día y las operaciones vuelvan a la normalidad.