Las emisiones de gases de efecto invernadero de la navegación han aumentado de 977 millones de toneladas en 2012 a 1.076 millones de toneladas en 2018 (9,6% de aumento). La intensidad de carbono de la navegación ha mejorado en alrededor del 11% en este período, pero el crecimiento de la actividad fue mayor que las ganancias de eficiencia.

Se prevé que en las próximas décadas las emisiones aumenten hasta un 50% para el 2050, en relación con 2018, a pesar de los nuevos aumentos de eficiencia, ya que se espera que la demanda de transporte siga creciendo. Si bien los efectos de la pandemia de Covid-19 probablemente causarán una disminución de las emisiones en 2020, no se prevé que afecten significativamente a las proyecciones para los próximos decenios.

Estas son las principales conclusiones del Cuarto Estudio sobre los Gases de Efecto Invernadero de la OMI que se ha publicado hoy. El estudio ha sido preparado para la Organización Marítima Internacional por un consorcio internacional integrado por diez consultorías, institutos de investigación y universidades de cuatro continentes.

La lista de los miembros del consorcio, encabezada por CE Delft (Países Bajos), y, en orden alfabético, ClassNK (Japón), Universidad Marítima de Dalian (China), Universidad de Fudan (China), Fundación del Instituto de Investigación Económica, Universidad de São Paulo (Brasil), Universidad Metropolitana de Manchester (Reino Unido), Instituto Nacional de Investigación Marítima, Instituto Nacional de Tecnología Marítima, Portuaria y Aeronáutica (Japón), Universidad de Purdue (EE.UU.), Consejo Internacional de Transporte Limpio, y UMAS, University College London (Reino Unido)