Un nuevo estudio dice que costará al menos 1 billón de dólares cumplir los objetivos de descarbonización de la industria marítima para 2050, gran parte de ellos para la infraestructura terrestre y las instalaciones de producción.

El estudio de UMAS y la Comisión de Transición Energética para la Coalición «Llegar a Cero» encontró que la inversión acumulada requerida para cumplir con el reto de reducir a la mitad las emisiones del transporte marítimo entre 2030 y 2050 era de 1 billón de dólares – 1,4 billones de dólares. Esto equivale a una inversión masiva de 50.000 millones de dólares – 70.000 millones de dólares anuales durante un período de 20 años.

Sin embargo, gran parte de esta cifra no corresponde a buques nuevos o modernizados, que representan sólo el 13% de la cifra total, sino más bien a la infraestructura de suministro en tierra y a la producción de nuevos combustibles, que representaría el 87% de la infraestructura necesaria.