La Cámara Naviera de Chipre (CSC) ha pedido a los gobiernos que sigan el ejemplo de Chipre adoptando medidas para facilitar los cambios de tripulación.

El gobierno de Nicosia «comprendiendo el papel crucial del transporte marítimo en el comercio internacional apoyó a nuestra industria y a la gente de mar, adoptando medidas con la suficiente antelación para facilitar los cambios de tripulación en los puertos de Chipre, a la vez que se garantizaba la seguridad de la salud pública», dijo la CSC.

La CSC dijo que está profundamente decepcionada porque, «a pesar de los repetidos llamados y propuestas de la industria naviera internacional, hay un retraso por parte de los gobiernos de todo el mundo en la búsqueda de soluciones prácticas al gravísimo problema de los cambios de tripulación y la repatriación de la gente de mar con contratos vencidos, en muchos casos más allá de los tres meses, lo que pone al límite a la gente de mar y a la industria naviera».

La Cámara dijo que, a pesar de las condiciones muy difíciles y las medidas restrictivas debidas a la pandemia del Covid-19, la gente de mar de todo el mundo seguía trabajando incansablemente, transportando bienes vitales y manteniendo en movimiento el comercio mundial.

«Sin la acción inmediata de los gobiernos de todo el mundo, existe el grave riesgo de que la cadena de suministro se derrumbe muy pronto, con un impacto negativo en las economías de los países que ya se enfrentan a una crisis debido a la pandemia», dijo el CSC, cuyos miembros emplean a más de 60.000 marinos.

«Pedimos urgentemente a todos los gobiernos que actúen de manera similar a la de Chipre de inmediato, para que se pueda encontrar una solución viable a esta situación inaceptable que ha mantenido a nuestros marinos «cautivos» a bordo de los buques durante meses», dijo la Cámara.