Se ha lanzado oficialmente la operación de extracción de fuel oil del buque que transportaba mineral de hierro perteneciente a Polaris Shipping. Los equipos de salvamento, dirigidos por Ardent y OceanPact, están listos para retirar aproximadamente 3.500 toneladas de fuel hacia un buque receptor.

Según el plan revelado por la Marina brasileña, el buque se colocará junto a los restos del naufragio y se conectará al granelero siniestrado para recibir el fuel.

Todos los controles de seguridad estarían en su lugar antes de que comience el bombeo de combustible, para evitar un posible derrame. La marina dijo también que varios buques estaban esperando en el lugar para contener un posible derrame.

Como se informó, un helicóptero y un avión vigilarán la operación, con el apoyo de especialistas en medio ambiente.

La marina ha asignado 255 militares para apoyar la operación. También se han despachado al lugar de los hechos el buque de aprovisionamiento en alta mar Iguatemi y el buque hidroceano Garnier Sampaio, cuatro buques del puerto de Maranhão y varios buques con materiales de contención de petróleo a bordo, así como un avión teledirigido con una cámara térmica.

Para recordar, el gigantesco mineralero, propiedad de Polaris Shipping de Corea, encalló y desarrolló una fuerte escora el 24 de febrero de 2020, a unos 100 kilómetros de la costa de São Luís, en el estado de Maranhão, Brasil.

El barco sufrió daños en la proa que lo llevaron a encallar. Los 20 miembros de la tripulación fueron evacuados del barco y no se informó de que hubiera heridos en la tripulación.