El constructor naval surcoreano Samsung Heavy Industries (SHI) y el proveedor de celdas de combustible estacionarias con sede en California, Bloom Energy, han revelado una colaboración para diseñar y desarrollar buques alimentados por la tecnología de celdas de combustible de óxido sólido de este último.

Como se ha informado, SHI aspira a ser el primer constructor naval en entregar un gran buque de carga para la operación oceánica alimentado por celdas de combustible que funcionan con gas natural.

Esta innovación desempeñará un papel clave para ayudar a la compañía a superar el objetivo de reducción de emisiones del 50 por ciento, en comparación con los niveles de 2008, que la Organización Marítima Internacional (OMI) ha ordenado que todos los constructores navales alcancen para el año 2050.

Las dos compañías ya han dado un primer paso hacia la comercialización del uso marítimo de las pilas de combustible para propulsión y potencia auxiliar. En una ceremonia celebrada en el astillero de Geoje, SHI anunció que ha recibido la aprobación de principio de la sociedad de clasificación DNV GL, en colaboración con Bloom Energy, para proceder con el diseño de un buque alimentado por pila de combustible para los petroleros Aframax de crudo (COT).

«A medida que las regulaciones para reducir las emisiones de GEI entran en vigor paso a paso, la introducción de celdas de combustible en los buques es inevitable», dijo Kyunghee Kim, vicepresidente del Equipo de Ingeniería de Equipamiento de SHI, dando la bienvenida a la aprobación.

«Es una medida significativa de reducción de emisiones de GEI aplicar el sistema de celdas de combustible de Bloom Energy al nuevo diseño Aframax de SHI. El nuevo diseño Aframax de SHI está equipado con un nuevo sistema de generación en combinación con los motores de generador convencionales y la nueva tecnología de celda de combustible, ambos alimentados con GNL», comentó Hwa Lyong Lee, vicepresidente de Desarrollo de Negocios Regionales, Marítimo de DNV GL.

«Este diseño innovador es una de las formas de mejorar las emisiones de GEI, para hacer del GNL una solución sólida y a largo plazo».

Hoy en día, el 80 por ciento de la flota de transporte marítimo del mundo funciona con fueloil pesado o combustible de búnker. La combustión de este combustible para proporcionar propulsión y energía auxiliar a los buques hace que la industria del transporte marítimo produzca entre el 2% y el 3% de las emisiones mundiales de carbono.

La sustitución de la generación de energía basada en la combustión a partir del petróleo del búnker por la conversión electroquímica del GNL a través de pilas de combustible podría tener un profundo impacto en las emisiones de carbono del transporte marítimo. Bloom Energy y SHI estiman que la sustitución de la generación de energía a base de petróleo en los grandes buques de carga, que requieren hasta 100 megavatios de energía por buque, podría reducir las emisiones anuales de gases de efecto invernadero del transporte marítimo en un 45 por ciento.

«Llevar la tecnología limpia y transformadora de Bloom Energy Server a la industria naviera nos brinda una oportunidad tremendamente emocionante para acelerar la descarbonización de otro sector vital de la economía mundial», señaló KR Sridhar, fundador, presidente y director ejecutivo de Bloom Energy.

En contraste con la combustión de combustible de bunker, las celdas de combustible de óxido sólido Bloom Energy generan energía eléctrica a través de una reacción electroquímica, sin combustión, que virtualmente elimina las emisiones de partículas, NOx y SOx – una consideración importante para la industria naviera.

Los servidores de Bloom Energy utilizan gas natural, biogás o hidrógeno como combustible. Las dos compañías prevén que las celdas de combustible a bordo sean alimentadas por gas natural, convertidas a partir de GNL.

Según el fabricante de pilas de combustible de energía limpia, la modularidad de los servidores Bloom Energy hace que se adapten bien a las limitaciones de espacio de los buques. A diferencia de los grandes motores de combustión que generan varios megavatios, los servidores pueden desplegarse en incrementos de hasta 200 kilovatios, lo que permite que las fuentes de energía se distribuyan por toda la nave para optimizar la utilización del espacio. SHI prevé que los servidores de Bloom Energy sustituyan a los equipos de generación de energía existentes y, por lo tanto, no requieran espacio adicional, o incluso reduzcan el espacio total necesario para la generación de energía.

La tecnología de servidores ha sido aprobada por DNV GL para ser desplegada a bordo de buques con modificaciones menores para adaptarse a la instalación del buque y su uso en un entorno cerrado.

Además, Bloom Energy anunció recientemente la capacidad de sus celdas de combustible para funcionar con hidrógeno. A medida que las naciones y los puertos desarrollen su infraestructura de hidrógeno, los buques propulsados por pilas de combustible podrían pasar del combustible de gas natural al combustible de hidrógeno y convertirse en emisores de cero carbono y cero niebla tóxica.