La ampliación del Canal de Panamá ha cumplido tres años de operaciones este miércoles y su administración lo ha celebrado resaltando su “exitoso desempeño” y destaca el reto que tiene por delante: incrementar el paso diario de buques.

El consorcio GUPC, liderado por Sacyr, ha terminado el periodo en el que ha realizado el mantenimiento del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá, cumpliendo los objetivos establecidos en el contrato.

Desde su inauguración el 26 de junio de 2016 con el paso del barco chino Cosco Shipping Panamá, han transitado cerca de 6.500 buques neopanamax, la mayoría portacontenedores (50,2%), aunque crece el segmento de gas natural licuado (GNL) (11,5%) que nació con la ampliación, según informó este miércoles la ACP.

La vicepresidenta de Negocios de Tránsito y futura subadministradora de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), la ingeniera Ilya Espino de Marotta, afirmó que, en estos tres años, “se han aumentado los tránsitos” por las nuevas esclusas, que permiten el paso de buques neopanamax, con más del triple de la capacidad de carga de los que surcan la vía centenaria.

“Por ahora, la ampliación ha tenido un buen desempeño, hemos tenido algunas cosas pequeñas que son inherentes de cualquier construcción de esta magnitud, pero nada que haya afectado el tránsito. Pienso que ha sido exitosa, en definitiva”, añadió la alta ejecutiva de la vía, por la que pasa cerca del 6% del comercio mundial.

Sacyr ha cumplido los objetivos

Según los datos facilitados por Sacyr, el nuevo Canal ha registrado una disponibilidad del 99,97%, mejorando la obligación contractual de alcanzar el 99,6%. Además, no ha habido ningún incidente en este tiempo achacable a GUPC.

El mayor tamaño de los buques representa 3,4 veces más toneladas por tránsito respecto a las esclusas originales. El Canal ofrece un promedio diario de tránsitos de alrededor de 7,5 buques en las esclusas neopanamax, pero han llegado a transitar hasta 12 buques en un mismo día.

Espino de Marotta, quien comandó el proyecto de la ampliación, afirmó que la ACP está enfocada en “seguir potenciando las esclusas nuevas, pero también las existentes, porque no queremos que todo se vaya de un solo lado”.

“Tenemos ya 8 reservaciones diarias, pero quisiéramos aumentarlas. La capacidad máxima del Canal es unos 12 buques diarios sostenidamente”, dijo la subadministradora designada, quien asumirá ese cargo en enero próximo.

Para lograr esa meta, explicó, hay que hacer “algunos cambios a la navegación”, aunque ya se ha conseguido programar 12 buques en un día y 13 en otro, con lo que “se ha demostrado que la capacidad está”.

La vicepresidenta de Negocios de Tránsito añadió que las expectativas a mediano plazo son que siga creciendo el segmento de portacontenedores, y los de gas licuado de petróleo (GLP), que representa ahora el 26% de los tránsitos, y GNL

El Canal entregó al fisco panameño en el año fiscal de 2018 un aporte “histórico” de 1.703 millones de dólares. Sacyr destacó este miércoles que las esclusas neopanamax representan el 51% de los ingresos del canal por peajes, dada su mayor capacidad de carga.

Paso de buques con el triple de capacidad

La ampliación del Canal, una joya de la ingeniería moderna, se comenzó a construir en 2007 y de momento alcanza un coste global de más de 5.600 millones de dólares

El proyecto principal, las nuevas esclusas de Cocolí (Pacífico) y Agua Clara (Caribe), lo desarrolló el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por Sacyr e integrado por Impregilo (Italia), Jan de Nul (Bélgica) y la panameña CUSA.

Sacyr lideró GUPC, el consorcio encargado del diseño y construcción del tercer juego de esclusas entre 2009 y 2016. Las nuevas cámaras de las esclusas miden 427 metros de largo por 55 metros de ancho y 18,3 metros de profundidad y permiten el paso de barcos post-Panamax.

Respecto a los tiempos de llenado de esclusas, las cifras también mejoran respecto a las pactadas. Si el tiempo medio de llenado de las esclusas requerido por el cliente estaba entre 46,1 y 50,5 minutos con el uso de las piscinas, el tiempo real ejecutado se sitúa entre 42,5 y 43,7 minutos.

Sin el uso de piscinas, el tiempo medio de llenado de las esclusas requerido por el cliente era de 26,5 a 28 minutos, y el tiempo real ejecutado es de 24,8 a 26 minutos.

El tercer juego de esclusas permite el paso de buques con el triple de capacidad, lo que conlleva un impacto positivo en la industria logística mundial gracias a la cual puertos de todo el mundo han cambiado sus plataformas logísticas para recibir a los barcos post-Panamax.

El aumento de la carga también redunda en una reducción de emisiones de CO2, ya que la misma carga es transportada por menos buques.

La guerra comercial de EE.UU. y China

Estados Unidos es el principal usuario del Canal y hasta hace pocas semanas el segundo era China. La situación cambió por el pulso arancelario que mantienen, pues el gigante asiático ha reducido sus compras de GNL estadounidense y eso lo desplazó al tercer lugar.

“Pero hemos tenido la fortuna de que ese GNL que no ha ido a China ha sido absorbido por países de Asia. Corea y Japón están absorbiendo gran parte de ese GNL o GLP”, comentó Espino de Marotta.

En ese sentido, “aunque ha habido un impacto, la carga de GNL y de GLP sigue pasando por el Canal, no hemos perdido relevancia. Hay que ver cuánto de sostenido es, porque la demanda de estos países (Corea y Japón) no es a lo mejor tan alta como la de China”, añadió.

Disputas por los costes con el GUPC

La relación contractual con el GUPC, que se mantenía para efectos de mantenimiento de las nuevas esclusas, ha finalizado este miércoles y esa labor la asumirá la Autoridad del Canal. Para ello, está contratando medio centenar de personas que se sumarán al personal destacado en Cocolí y Agua Clara, explicó Espino.

Pero se mantienen las disputas por los costes de la obra que se están resolviendo en los tribunales de arbitraje. El GUPC, que firmó en 2009 el contrato de construcción de las nuevas esclusas por 3.118 millones de dólares, mantiene reclamaciones que suman casi 5.200 millones.

“Tuvimos el último arbitraje en enero o febrero pasado, el resultado no se sabrá hasta mediados del año que viene. Hay otro arbitraje, ya se formó el tribunal y empezamos ese proceso de reuniones para establecer un calendario, que se alargará por lo menos dos o tres años”, afirmó Espino.

Por: www.elconfidencialdigital.com