MOSCÚ, 15 de octubre (Reuters) – Rusia dijo que uno de sus buques militares ahuyentó a un destructor naval estadounidense que intentó violar las aguas territoriales rusas durante los ejercicios navales ruso-chinos en el Mar de Japón el viernes.

No hubo comentarios inmediatos por parte de Estados Unidos.

El Ministerio de Defensa ruso dijo que la tripulación de un buque antisubmarino ruso, el Admiral Tributs, había avisado por radio al USS Chafee de que se encontraba «en una zona cerrada a la navegación debido a unos ejercicios con fuego de artillería».

El destructor estadounidense no cambió de rumbo y, en cambio, izó banderas indicando que se preparaba para lanzar un helicóptero desde su cubierta, por lo que no pudo girar ni cambiar de velocidad, dijo el ministerio ruso en un comunicado.

«Actuando en el marco de las normas internacionales de navegación, el Admiral Tributs puso rumbo para expulsar al intruso de las aguas territoriales rusas», dijo.

El Chafee acabó cambiando de rumbo cuando los dos buques se encontraban a menos de 60 metros de distancia, dijo. El incidente duró unos 50 minutos y tuvo lugar en la bahía de Pedro el Grande, al oeste del Mar de Japón.

La agencia de noticias RIA dijo que el Ministerio de Defensa ruso convocó al agregado militar estadounidense, al que informó de las «acciones poco profesionales» de la tripulación del destructor, que había «violado groseramente las leyes internacionales sobre la prevención de colisiones de buques en el mar».

Es la segunda vez en cuatro meses que Rusia dice haber expulsado de sus aguas a un buque de guerra miembro de la OTAN. En junio, Rusia acusó a un destructor británico de violar sus aguas territoriales frente a Crimea, en el Mar Negro, y dijo que lo había obligado a alejarse. Gran Bretaña rechazó la versión de Moscú sobre ese incidente, diciendo en ese momento que su barco estaba operando legalmente en aguas ucranianas.

Anteriormente, el viernes, Rusia dijo que había realizado simulacros navales conjuntos con China en el Mar de Japón y practicado cómo operar juntos y destruir minas enemigas flotantes con fuego de artillería.

Las relaciones entre Rusia y Estados Unidos se encuentran en su punto más bajo tras la Guerra Fría, aunque el presidente Vladimir Putin dijo esta semana que había establecido una sólida relación con su homólogo estadounidense Joe Biden y que veía posibilidades de que los lazos mejoraran.