RightShip, la mayor organización mundial de gestión de riesgos marítimos y de evaluación ambiental, ha anunciado su apoyo a la Misión para la Gente de Mar en su labor de protección del bienestar de la gente de mar en todo el mundo, con una donación sin restricciones de 25.000 dólares.

Aunque muchos países están empezando a suavizar las restricciones de COVID-19, y a pesar de los enérgicos esfuerzos de la industria del transporte marítimo, muchas tripulaciones siguen atrapadas en los buques como resultado de las dificultades de tránsito. Otros se enfrentan a dificultades financieras porque no pueden unirse a los buques. Durante las visitas a los puertos, la tripulación sigue sin poder acceder a la gama normal de instalaciones o a las prestaciones sociales.

La donación sin restricciones proporcionada por RightShip garantizará que la Misión pueda acelerar su labor donde más se necesita, asegurando que los trabajadores esenciales de la industria puedan ser protegidos y apoyados, con importantes beneficios para toda la industria.

Se reconoce que el aislamiento extremo que las tripulaciones han experimentado a bordo de los buques durante estos últimos meses ha supuesto una gran carga para la gente de mar y ha tenido un enorme impacto en su bienestar. Esto puede tener como consecuencia que la seguridad de un buque se vea afectada, y se está pidiendo a la industria que apoye a la gente de mar, ahora más que nunca.

Los valores de RightShip de promover una industria más segura se alinean con los objetivos de la Misión y esta asociación ayudará a lograr mejoras en toda la industria para la gente de mar. Las disposiciones de los centros portuarios son el núcleo del apoyo que se presta a la gente de mar, pero el COVID-19 ha socavado gravemente la capacidad de prestar ese servicio. La organización benéfica está trabajando actualmente para proporcionar EPI a todos los equipos portuarios para asegurar que la línea de frente esté protegida y está rediseñando los centros para asegurar que los marinos tengan un refugio seguro cuando se les permita estar en tierra en los próximos meses. La Misión también sigue trabajando en la provisión de unidades Mi-Fi a los puertos para asegurar una mayor conectividad para que los marinos puedan ponerse en contacto con sus seres queridos.