El 8 de junio, la tripulación del cúter Vigilant de la Guardia Costera de EE.UU. ayudó a salvar un barco de las inundaciones, y descubrió unos 290 millones de dólares en cocaína en el proceso.

La interceptación comenzó cuando un avión HC-130 SAR de la Guardia Costera detectó un sospechoso buque de motor que viajaba al noreste de Panamá. La tripulación del Vigilante lanzó una pequeña embarcación con un equipo de agentes, que procedió a abordar el barco.

El buque Vigilante envió un equipo de control de daños y, a petición de los sospechosos, pudieron contener la fuente de la inundación. El equipo de vigilancia continuó la búsqueda y descubrió un cargamento que se sospechaba que contenía contrabando. Recomendaron que se llevara a cabo una inspección más exhaustiva en el puerto debido al estado de la mar y a las preocupaciones por la seguridad.

En colaboración con las autoridades colombianas, la tripulación del Vigilante se llevó el buque sospechoso a remolque y lo transfirió a la custodia colombiana. La Armada colombiana continuó una inspección a lo largo del muelle, y descubrieron casi 17.000 libras de presunto contrabando. Los informes de las pruebas de laboratorio dieron resultados positivos para la cocaína. Las pruebas finales de laboratorio aún están en curso, pero se prevé que la incautación de drogas tendrá un valor de casi 290 millones de dólares.

El 1 de abril, el Comando Sur de los Estados Unidos comenzó a mejorar las operaciones antinarcóticos en el Pacífico Oriental y el Caribe, y la Guardia Costera es uno de los principales participantes en ese esfuerzo. Todas las interceptaciones y abordajes marítimos son realizados por personal de la Guardia Costera. «A medida que abordamos las persistentes amenazas que nuestra nación enfrenta a través de nuestros enfoques marítimos, el éxito de esta operación altamente colaborativa habla del valor de nuestra relación con nuestro valioso socio internacional, Colombia, y de los éxitos mutuos que logramos cuando coordinamos nuestros esfuerzos», dijo el contralmirante Eric C. Jones, oficial al mando del Séptimo Distrito.