El nuevo proyecto del canal de navegación del Porto de Rio Grande, al sur de Brasil, obtuvo la certificación de la Marina en una ceremonia virtual el 26 de octubre, tras comprobarse la obtención de una profundidad de 15 metros en los terminales y de 18 metros los rompeolas de barra. Además, incrementó la seguridad de los buques, otorgándole una mayor seguridad al recinto que podrá atender buques de 336 metros de eslora, 29 metros más que el límite actual.

La ruta de acceso de los buques para ingresar y salir del puerto necesitaba ser dragada. La última vez que esto ocurrió fue en 2013. Además, en octubre de 2018 comenzó una nueva limpieza, que se completó en febrero de este año. Se invirtieron alrededor de USW$87,2 millones para remover 16 millones de metros cúbicos de sedimento

«Definitivamente seremos elegidos el puerto de Conesul, porque los puertos que están luego de nosotros tienen menores calados y pocas posibilidades de maniobrar grandes buques», sostiene el director de la Terminal de Contenedores de Río Grande, Paulo Bertinetti.

El año pasado, se movilizaron 40 millones de toneladas, un desempeño que debería crecer alrededor del 10% en 2021 debido a las nuevas condiciones de navegación. Este es el caso de los terminales de granos, que exportan la soja cosechada en el estado.

«Vamos a tener una gran posibilidad de disminuir la carga. Los buques se completarán en el Puerto de Rio Grande, especialmente los graneleros. Así que, si hoy llevamos 64.000 toneladas, podríamos llevar aproximadamente 70.000 toneladas. El Estado ganará con esto, la ciudad ganará con esto», dice el empresario Antônio Carlos Bacchieri.

Ceremonia

Una ceremonia transmitida por Internet con la presencia del Ministro de Infraestructura, Tarcísio Gomes de Freitas, marcó la aprobación. «Con esta homologación, él [Puerto de Rio Grande] se incorpora a la ruta de los grandes viajes, se solidifica como una gran recalada, un punto importante, que ya ha logrado este año, 27 millones de toneladas, con un crecimiento del 4% con relación al año pasado, y la tendencia es el crecimiento», señaló el ministro.

El gobernador Eduardo Leite, que también participó en la ceremonia, se comprometió a poner en práctica un plan de dragado periódico de la terminal y explicó que, en el primer semestre del próximo año, se desarrollará una licitación para la inversión de por lo menos US$7 millones anuales en el dragado del Puerto de Rio Grande, garantizando, de forma permanente, la capacidad de las cargas de los buques que transitan.

Por MundoMaritimo