Los esfuerzos de purificación del aire del Puerto de Long Beach han continuado reduciendo drásticamente la contaminación del aire, incluyendo una reducción del 87% en las emisiones de diesel, según el último estudio integral.

Además de las partículas de diesel, el estudio encontró que las acciones agresivas del puerto para reducir la contaminación han disminuido los óxidos de nitrógeno que forman smog en un 56% desde 2005. Los óxidos de azufre bajaron un 97% y los gases de efecto invernadero un 16%.

«Estamos viendo los resultados del arduo trabajo realizado por el puerto y la industria del movimiento de mercancías, y estamos mostrando al mundo que el movimiento sostenible de carga es posible», dijo Bonnie Lowenthal, Presidenta de la Comisión del Puerto de Long Beach.

«Hay trabajo que hacer para llegar a nuestra meta final de operaciones de cero emisiones, pero estoy seguro de que lo lograremos juntos.»

Aunque las emisiones siguen siendo dramáticamente más bajas que en 2005, el estudio financiado por el puerto para 2018 encontró un pequeño aumento en las emisiones de partículas de diesel y gases de efecto invernadero del inventario del año anterior. El inventario de 2017 midió una disminución del 88% en las partículas de diesel y una reducción del 18% en los gases de efecto invernadero en comparación con el año base de 2005. Los funcionarios portuarios atribuyeron el cambio a un rendimiento récord de 8,1 millones de unidades equivalentes a veinte pies en 2018.

«Hemos logrado estas reducciones aún cuando el tráfico de contenedores ha aumentado un 21% desde 2005», dijo el Director Ejecutivo del Puerto de Long Beach, Mario Cordero.

«El puerto está gestionando 150 millones de dólares en proyectos en todo nuestro puerto, todo en nombre de un aire más limpio. Esto incluye 80 millones de dólares en subvenciones para demostrar equipos de cero emisiones y sistemas energéticos avanzados en las operaciones portuarias».