Las terminales marítimas del puerto de Long Beach están abiertas y siguen funcionando como instalaciones esenciales, mientras que la ciudad, el condado y el estado han ordenado a los residentes que permanezcan seguros en sus hogares durante la crisis sanitaria.

Las visitas regulares de los barcos y los turnos de trabajo programados continúan en el segundo puerto marítimo más concurrido de la nación. El puerto de Long Beach está abierto al público y se espera que las operaciones continúen con normalidad, con las medidas de protección de la salud establecidas por las autoridades federales, estatales y locales.

Mientras que el puerto se centran en el bienestar de la fuerza laboral, todos los interesados están trabajando diligentemente para asegurar que las operaciones de carga continúen, manteniendo un eslabón vital en la cadena de suministro para garantizar que los bienes de uso diario sigan estando disponibles para los estadounidenses.

El Puerto de Long Beach es una operación esencial que permanecerá abierta. Durante la semana pasada, hemos abogado a todos los niveles del gobierno para asegurar que los puertos y la cadena de suministro más amplia estén exentos de cualquier orden del gobierno con respecto al cese de actividades frente a la crisis actual.