El proceso de adaptación estratégica al que obligó la pandemia, así como la proyección optimista de las exportaciones chilenas, aparejado a la recuperación que ha consolidado China como única economía global que consignará crecimiento este año (1,9% según FMI), fueron los tópicos centrales de la exposición que realizó la directora comercial de ProChile, Lorena Sepúlveda en el seminario “Pandemia y digitalización: Desafíos para el comercio internacional en el centro sur de Chile”.

En la instancia, organizada por Puertos de Talcahuano, ProChile y la Comunidad Logística de Puertos de Talcahuano (Comlog), la ejecutiva del principal órgano promotor de productos chilenos en el mundo, reconoció una caída de las exportaciones a China a través de los puertos del Bio Bio (-18,8%), contracción asociada a las disminuciones productivas en el área forestal (celulosa, madera). Pese a ello, alentó a que en 2021 la actividad mejoraría y con ello sus despachos al gigante asiático.

“No podemos aportar a la economía a través de nuestras exportaciones si no tenemos un proceso de adaptación durante la pandemia. Por eso en ProChile, como institución de promoción del comercio exterior, nos hemos adecuado a este nuevo escenario”, describió la directiva, quien denominó este proceso como “ajuste de la estrategia de promoción en pandemia”

Para refrendar la relevancia del comex como industria movilizadora de la economía, Sepúlveda mencionó que el ciclo de importaciones-exportaciones equivalen al 56% del PIB nacional, lo que “demuestra la alta relevancia de la logística”.

Sepúlveda agregó que cerca de 43 mil empresas son parte de ese sector y más de 2,8 millones de empleos se han generado en esa industria.

Esta adaptación estratégica ha tenido por objetivos disminuir el impacto de la crisis en la economía, contribuir a la generación de ingresos y empleo; y preparar a ProChile para la reactivación mediante la digitalización de herramientas de promoción. Así, con un impacto inicial favorable a casi 2.000 mil exportadores (1.000 de ellas en la categoría pymex) y cerca de 410 mil empleos, se ha puesto el foco en sectores agro&alimentos, servicios e industria 4.0 y economía creativa, preferentemente a mercados como EE.UU., Japón, Brasil, Perú, Corea, Países Bajos, España, Colombia y China.

Justamente, el gigante asiático es la nación que ProChile ha identificado como clave en esta reactivación, avalado en su condición de principal socio comercial de Chile y en el hecho de ser la única economía global en mostrar crecimiento efectivo este año tan complejo.

Ello, además, se avala en el buen comportamiento que las exportaciones nacionales a China han seguido teniendo este 2020, con crecimiento de 18% en las exportaciones totales -al tercer trimestre-, alcanzando 19.054 millones de dólares y un aumento de 21% sólo en exportaciones cobre.

Hoy seguimos siendo el mayor proveedor de fruta fresca, el tercer proveedor de vinos y el séptimo mayor proveedor de productos de madera, papel y otros relacionados”, agregó Sepúlveda, quien también valoró el inicio de los envíos electrónicos de datos de certificado de origen a Chile, a partir de este año, lo que suma al valor que ofrece el servicio.

Entre los desafíos post pandemia, principalmente en relación a China, desde ProChile se mencionaron dimensiones como la adaptación a una mayor ralentización en exportaciones refrigeradas a raíz de los procedimientos de testeo del Covid-19; a la generación de confianza en consumidores chinos sobre ciertos alimentos importados desde Chile en los cuales se han identificado ciertas trazas de Covid; el potenciamiento del sector de las cerezas; el incremento de productos chilenos en plataformas de comercio electrónico chinas; y la prolongación de estrategias de colaboración público-privada para profundizar el comercio chileno-chino.