Princess Cruises ha respondido y proporcionado más información tras un informe del CDC publicado el 23 de marzo.

«También queríamos proporcionar un contexto adicional al informe del CDC publicado el 23 de marzo sobre las pruebas de COVID-19 en los cruceros: No se menciona en el informe el hecho de que Princess Cruises se ofreció a preservar camarotes selectos a bordo del Diamond Princess, que se sabe han sido ocupados por casos positivos», dijo la compañía.

«Estas pruebas se hicieron en plena colaboración con el Ministerio de Salud de Japón y el CDC de EE.UU.». Esta prueba fue diseñada para apoyar a estas dos agencias de salud pública en la recolección de más datos para apoyar una mayor investigación del virus. Según los investigadores del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de Japón, lo que se detectó en las superficies fue el ARN del SARS-CoV-2, NO un virus vivo, en los camarotes de algunos cruceros después de que éstos fueran desocupados, y esta prueba se realizó intencionadamente antes de que se produjera la desinfección. Estos hallazgos eran esperados porque Princess Cruises voluntariamente preservó estos camarotes para esta prueba».

El ARN es la abreviatura de ácido ribonucleico, es material genético que lleva la información genética de muchos virus. Puede indicar si el virus estaba presente pero no indica que el virus estuviera todavía vivo.

Los hallazgos no indican que la transmisión del virus que causa el COVID-19, se haya transmitido a través de estas superficies.

Se deben realizar más investigaciones para determinar si el virus puede ser transmitido por los fómites del SARS-CoV-2 (objetos o materiales que pueden ser portadores de la infección, como ropa, utensilios y muebles), dijo la compañía en un comunicado.