Los prestamistas tomaron el control de los barcos de Polarcus el martes, después de que la empresa de prospección sísmica dejara de pagar sus préstamos y bonos bancarios, afectada por la caída del gasto de las empresas energéticas que luchan contra la pandemia del COVID-19 y la volatilidad de los precios del petróleo.

Las acciones de la empresa, que cotizan en Oslo, se desplomaron hasta un 47% después de reanudar su cotización tras una suspensión anterior.

Polarcus dijo que los prestamistas se habían hecho con las acciones de las filiales propietarias de buques sísmicos y habían sustituido a los directores de cada una de ellas, pero que quería continuar con sus operaciones.

«Paralelamente a sus acciones descritas anteriormente, los prestamistas han dejado claro a la empresa que su intención no es poner en peligro o desestabilizar la organización Polarcus», añadió.

La flota de la empresa, con sede en Dubai, está compuesta por siete buques sísmicos, dos de ellos fletados a la empresa rusa Sovcomflot, y uno en reposo.

«Los prestamistas han confirmado que están abiertos a entrar en un período de suspensión de pagos que permita continuar con las operaciones y los proyectos adjudicados sin interrupción, y las discusiones están en marcha en este sentido», dijo Polarcus.

La empresa dijo anteriormente que los bancos se habían negado a prorrogar el plazo de reembolso de una línea de capital circulante de 25 millones de dólares, lo que desencadenó un impago cruzado de otros préstamos y bonos, que ascendían a 415,7 millones de dólares a finales de septiembre.

Las empresas de prospección sísmica, como Polarcus y PGS, se han visto afectadas por la debilidad de la demanda, ya que las compañías petroleras han recortado el gasto en datos geológicos en medio de la pandemia y el desplome del precio del crudo del año pasado.

El gasto en sísmica offshore cayó un 40% el año pasado, y aunque los precios del petróleo se recuperaron, se espera que las compañías petroleras sigan siendo cautelosas, con un aumento del gasto de sólo el 3% este año, dijo Sparebank 1 Markets en una nota el martes.

Una caída anterior del mercado petrolero entre 2014 y 2016 dio lugar a una consolidación de las empresas en la industria sísmica, dejando a unos pocos jugadores con buques. (Información de Nerijus Adomaitis. Edición de Terje Solsvik y Mark Potter)