La gran petrolera brasileña Petrobras se ha negado a proporcionar combustible para dos buques iraníes de carga en el puerto de granos de Paranaguá, lo que ha impedido que los buques regresen a su país de origen.

Los dos buques, el Bavand de 54.000 TPM y el Termeh de 75.000 TPM, llegaron a Imbituba (Brasil) a principios de este año con urea. Irán tiene una abundancia de producción de combustibles fósiles que no puede exportar debido a las sanciones estadounidenses, pero un comprador brasileño anónimo estaba dispuesto a comprar este producto petroquímico a pesar del riesgo de cumplimiento.

Petrobras, sin embargo, tiene amplios intereses comerciales en Estados Unidos, y dijo que no deseaba arriesgarse a tener problemas con las autoridades estadounidenses suministrando combustible a los buques iraníes, especialmente porque estos dos buques están explícitamente incluidos en la lista negra del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

«Los buques fueron incluidos por Estados Unidos en la Lista de Nacionales Especialmente Designados y Personas Bloqueadas (SDN)», dijo Petrobras en un comunicado. «Si Petrobras suministrara estos buques, estaría sujeta al riesgo de ser incluida en la misma lista, lo que podría causar graves daños a la empresa. Cabe señalar que hay otros proveedores de combustible en el país».

El Bavand ya ha cargado 50.000 toneladas de maíz brasileño para el mercado iraní, mientras que el Termeh todavía tiene previsto recibir otras 66.000 toneladas. Ambos parecen estar atascados en Paranaguá hasta que puedan asegurar un suministro adecuado de combustible. Reuters informa que otros dos graneleros de propiedad iraní en Imbituba, el Delruba y el Ganj, podrían verse afectados de manera similar.