Se ha pedido a Human Rights at Sea que plantee la difícil situación de un millar de pescadores indios varados en la isla de Kish (Irán) y sus alrededores, sin trabajo ni sueldo desde el 24 de febrero, y que ahora están escaseando los alimentos básicos que, según se informa, sólo durarán varios días más.

En la actual pandemia de COVID-19, los principales medios de comunicación se han centrado en la gente de mar comercial, y las campañas de financiación se han aplicado específicamente a esa gente de mar; sin embargo, en todo el mundo, grupos más amplios de gente de mar, incluidos los pescadores migrantes y autóctonos, están siendo empujados hacia abajo en la lista de prioridades de apoyo y socorro.

Como se destaca en un breve vídeo suministrado a Human Rights at Sea por la defensora de la asistencia social, la Sra. Shaheen Sayyed, la portavoz de habla inglesa expone la difícil situación de los pescadores, más de 350, principalmente del estado de Tamil Nidu, en la India meridional, que son el sostén de la familia y a los que al parecer se ha dado prioridad por debajo de los peregrinos y estudiantes para recibir asistencia de los funcionarios de la Embajada.