Se prevé que el transporte marítimo de contenedores persista en los bajos niveles actuales de demanda, lo que dará lugar a altos niveles de retirada de capacidad, según el analista de Sea-Intelligence.

Con la reciente actualización de las perspectivas de la economía mundial por parte del FMI, que revisó una recesión negativa del 3% para 2020 a una recesión más profunda de menos 4%, se prevé que la demanda de transporte marítimo mundial de contenedores se vea afectada.

En términos de comercio mundial, una proyección anterior de un 11% negativo para 2020 se encuentra ahora revisada a un 11,9% negativo, con el rebote de 2021 revisado a la baja de 8,4% a 8%.

En la zona euro, las proyecciones de crecimiento del PIB cayeron de un ya bajo 7,5% negativo a un 10,2% negativo.

«Esto es especialmente preocupante ya que la región impulsará la demanda para llenar la más reciente generación de buques portacontenedores ultra grandes», dijo Alan Murphy, director ejecutivo de Sea-Intelligence.

La proyección del FMI, si resulta ser correcta, nos dice que los actuales bajos niveles de demanda probablemente persistan por un tiempo. En consecuencia, los altos niveles de retirada de capacidad también es probable que persistan. Esta es una opinión que también está respaldada por los retiros reales de capacidad que se han visto hasta ahora en el tercer trimestre», dijo Murphy.

El número de salidas en blanco anunciadas para el tercer trimestre aumentó de sólo 13 en la semana 20 a 76 en la semana 25 y luego a 82 en la semana 26 (semana actual). Sin embargo, este desarrollo no es uniforme en las principales rutas este/oeste.

«En la ruta comercial de la costa oeste de Asia y América del Norte, ha habido un fuerte descenso en los viajes en blanco, ya que los viajes en blanco se están restableciendo. Si bien esto no se debe a una mejora estructural del comercio, lo es más bien como resultado de que o bien los transportistas sacan demasiada capacidad del comercio en primera instancia, o bien los importadores de EE.UU. satisfacen las necesidades a corto plazo utilizando un servicio más rápido de la costa oeste de EE.UU. en lugar de un servicio de la costa este de EE.UU. con tiempos de tránsito considerablemente más largos», explicó Murphy.