La sorprendente salida de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México ha hecho que los observadores de la petrolera estatal se muerdan las uñas.

Carlos Urzúa renunció el martes, citando conflictos de intereses y desacuerdos políticos dentro de la administración de Andrés Manuel López Obrador. Eso hizo que el peso cayera hasta un 2,3% y que las acciones se desplomaran. Los rendimientos de los bonos soberanos y de Petróleos Mexicanos aumentaron, reflejando el estrecho vínculo entre la nación y el gigante petrolero.

La primera gran pérdida de gabinete desde que López Obrador, conocido como AMLO, asumió el cargo en diciembre podría desencadenar otra calificación de basura para Pemex después de que Fitch rebajara la calificación de sus bonos el mes pasado, según TD Securities. El spread promedio de todos los bonos de Pemex subió 13 puntos básicos el miércoles.

«Esto abre la puerta al desvío fiscal en el presupuesto de 2020 y, lo que es crucial, a la falta de un fuerte impulso para abordar la burbujeante’crisis’ de Pemex», dijo Sacha Tihanyi, subdirector de estrategia de mercados emergentes de TD, en una nota el miércoles.

Rajan Vig, fundador de la compañía comercializadora de petróleo Indimex Marketing and Trading LLC en la Ciudad de México, estimó que la renuncia de Urzúa podría llevar a un mayor gasto en el negocio de refinación de Pemex, lo que le restaría valor a su negocio principal de perforación.

«Urzua fue diligente y muy conservador al analizar las oportunidades. Eso es lo que deduje que era el problema», dijo Vig. «Sólo hay una persona que dirige la política económica en México y es AMLO.»

Si bien el reemplazo de Urzúa, el ex viceministro de Hacienda Arturo Herrera, es considerado más favorable al mercado que su predecesor, los analistas se preguntan qué influencia tendrá sobre la agenda energética nacionalista de López Obrador.

En su conferencia de prensa matutina del miércoles, López Obrador dijo que tenía algunos desacuerdos con Urzúa. Dijo que reemplazó el borrador de Urzúa por el plan de desarrollo nacional del gobierno, y optó por uno más cercano a sus metas de transformación.

Plan Quinquenal

El plan quinquenal incluye metas para mejorar la autosuficiencia energética de México mediante la ampliación del papel de las empresas estatales Pemex y la Comisión Federal de Electricidad.

La producción de petróleo de Pemex ha disminuido consecutivamente durante 14 años, mientras que sus refinerías operan a cerca del 35% de su capacidad debido a la subinversión histórica. Su deuda es la más alta de todas las compañías petroleras del mundo, con 106.500 millones de dólares.

Por si esto no fuera suficiente, Pemex también se ha visto obligada a gestionar la construcción de una nueva refinería de 8.000 millones de dólares en tres años, lo que los inversores temen que pueda agotar los recursos del ya en dificultades productor de petróleo.

Después de su nominación el martes, Herrera dijo a los periodistas que la alta carga fiscal de Pemex debe reducirse lentamente, y dijo que el enfoque del plan de negocios de Pemex que se espera para los próximos días será la inversión en la producción de petróleo. Dijo que la inversión de la refinería es menor comparada con el total.

Herrera minimizó un episodio en el que fue citado por el Financial Times diciendo que el proyecto de refinería del gobierno estaba en suspenso, sólo para ser contradicho por López Obrador horas después. Ahora dice que no fue citado adecuadamente por los medios de comunicación.

Es probable que Herrera sea «pisoteado», dijo Vig, «a menos que pueda convencer a AMLO de que actúe basándose en indicadores económicos».