El objetivo del puerto de Tallin es lograr la neutralidad climática en todas sus actividades portuarias para 2050 como máximo. En el caso del puerto, la acción con mayor impacto positivo para el medio ambiente es abastecer las necesidades energéticas de los buques atracados con electricidad verde, en lugar de motores diésel, o cambiar los buques por combustibles alternativos más respetuosos con el medio ambiente, lo que reduciría las emisiones hasta la mitad.

En colaboración con la Academia Marítima de Estonia de la Universidad Tecnológica de Tallin, el Puerto de Tallin ha calculado la cantidad total de gases de efecto invernadero basándose en los datos de 2019. El total fue de 27.069 toneladas de CO2 equivalente para las empresas del Grupo del Puerto de Tallin (Puerto de Tallin, TS Laevad, TS Shipping). La empresa matriz del Puerto de Tallin, junto con los operadores de terminales y otros tráficos a través de ellos, correspondió a 97.426 toneladas de CO2 equivalente.

Según Valdo Kalm, Presidente del Consejo de Administración del Puerto de Tallin, frenar la aceleración del cambio climático en las próximas décadas dependerá de las actividades actuales de cada empresa. «Como importante centro de transporte y logística en Estonia y junto al Mar Báltico, tenemos la clara responsabilidad de garantizar que el aire sea más limpio en el futuro y que utilicemos los recursos de la forma más eficiente posible. Nuestro objetivo es también contribuir al desarrollo sostenible de todo el Mar Báltico», dijo Kalm.

Añadió que la evaluación de las emisiones de gases de efecto invernadero ayudará al Puerto de Tallin a aplicar primero las soluciones que tengan el mayor impacto. Según los datos de 2019, la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero de las actividades portuarias (incluidos los operadores de terminales y los inquilinos) en la zona del puerto de Tallin correspondió al transporte marítimo (53%), seguido del consumo de electricidad (23%), las emisiones de los vehículos móviles (11), el consumo de calor (10%) y los equipos fijos (3%).

«Teniendo en cuenta que las emisiones de los buques de pasajeros y de carga atracados y de los petroleros constituyen la mayor parte de nuestra huella ambiental, ya estamos aplicando soluciones para reducir las emisiones. El año pasado instalamos equipos eléctricos en tierra en cinco muelles del puerto de la Ciudad Vieja, con los que los buques atracados en el puerto pueden utilizar la electricidad en tierra para reducir las emisiones, la contaminación acústica y el consumo de combustible de los motores de los buques», explicó Kalm.

Si, además del puerto de la ciudad vieja, la electricidad en tierra producida a partir de energía verde se ofrece también en todos los demás puertos, las emisiones del transporte marítimo se reducirían en 47.646 toneladas de CO2 equivalente.

El año pasado, TS Laevad, filial del Puerto de Tallin, dio un paso importante para abandonar los combustibles fósiles y alcanzar las cero emisiones, cuando el transbordador Tõll, convertido en el primer barco de pasajeros híbrido de Estonia, empezó a dar servicio a los pasajeros en la ruta Virtsu-Kuivastu. El puerto de Tallin seguirá transfiriendo su flota a combustibles alternativos y no excluirá el hidrógeno, por ejemplo, en el futuro. Esto reduciría las emisiones en 20.563 toneladas de CO2 equivalente. «Ya estamos pensando con una perspectiva a más largo plazo para poder avanzar con más fuerza hacia el cumplimiento de nuestro objetivo de neutralidad climática», dijo Kalm.

Para reducir la huella ecológica del consumo de electricidad, el puerto de Tallin ha firmado este año un acuerdo con Eesti Energia para adquirir energía renovable y ahora sólo consume electricidad verde producida en Estonia. Esto reducirá un total de casi 7.000 toneladas de emisiones de CO2 al año.

Para evaluar las emisiones de GEI del puerto de Tallin, se recopilaron los datos existentes sobre fuentes directas e indirectas de contaminación, se realizó una encuesta entre los operadores y arrendatarios del puerto de Tallin, se solicitó a la Administración de Transportes datos sobre vehículos móviles, se recogió información sobre el tráfico ferroviario y se utilizaron datos de diversas bases de datos marítimas internacionales para identificar las emisiones de los buques en la zona de aguas del puerto.

El puerto de Tallin ha vinculado su estrategia a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Además de la neutralidad climática, el objetivo es conseguir que los buques tengan cero emisiones en el atraque y desviar el 70% de los residuos generados por los buques a la economía circular, para así mantener un Mar Báltico más limpio.

El resumen del informe sobre el CO2 del puerto de Tallin está disponible AQUÍ.

Referencia: ts.ee