Panamá anunció que «impondrá sanciones a todos aquellos buques de pabellón panameño que desactiven o alteren deliberadamente el funcionamiento del Sistema de Identificación y Rastreo de Largo Alcance (LRIT) o el Sistema de Identificación Automática (AIS)», en una enmienda a la normativa vigente. Las sanciones incluyen una multa de 10.000 dólares y/o la eliminación del buque del registro panameño.

El jefe del Registro Naval de Panamá, Rafael Cigarruista, dijo a Seatrade Maritime News que se trata de «una medida preventiva» y que «Panamá ha tomado muy en serio la situación de los buques que están desconectando o alterando la funcionalidad del AIS/LRIT».

El Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (SOLAS) y las normas de la Organización Marítima Internacional (OMI) son «claras en cuanto a la seguridad y funcionalidad de estos equipos», explicó Cigarruista. «Nos preocupa cuando aparece una interrupción en las señales de estos equipos».

«Entendemos que podría ser una avería y cuando lo sea, debe ser reparada de manera oportuna, informarnos a nosotros y a la organización reconocida, este es un procedimiento estándar, y estamos en el proceso de mejorar los informes de detección de AIS/transpondedor. Pero, si se trata de una suspensión intencional del equipo, entonces asegúrese de que impondremos la multa de 10.000 dólares y/o la eliminación del buque del Registro», dijo.

«Sin embargo, debemos decir que hemos detectado áreas en las que parece haber cierta interferencia y donde la señal se interrumpe ocasionalmente. Cuando terminemos de documentar este asunto, lo llevaremos a los foros pertinentes, para encontrar una solución al problema». Toda la flota internacional está sujeta a esta situación, no sólo los buques registrados bajo el pabellón de Panamá.