Se está volviendo unánime. Los investigadores federales están ahora sopesando la próxima temporada de huracanes, pronosticando hasta 19 tormentas para el año, al menos seis de las cuales es probable que se conviertan en huracanes.

Una temporada típica produce 12 tormentas, que son nombradas cuando sus vientos alcanzan 39 millas (63 kilómetros) por hora. En total, podrían formarse de 6 a 10 huracanes, con 3 a 6 vientos de 111 millas por hora o más, dijo el jueves la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos.

Las aguas cálidas, la falta de El Niño en el Pacífico y un mayor monzón africano fueron algunas de las razones citadas por la agencia, que se unió a los investigadores comerciales y académicos para pronosticar una temporada de exceso de actividad. Las tormentas del Atlántico se vigilan de cerca porque pueden perturbar los mercados de la energía y la agricultura, y poner en riesgo billones de dólares de bienes raíces costeros.

«Se espera que la temporada 2020 sea una temporada muy activa», dijo Gerry Bell, principal pronosticador de huracanes de la temporada con el Centro de Predicción del Clima.

Otros pronosticadores han dicho que les preocupa que la temporada de este año pueda hacer eco al menos de lo que se sintió en 2005 cuando se formó un récord de 28 tormentas y Nueva Orleans fue destruida por el huracán Katrina.

La tormenta tropical Arthur se convirtió en el primer evento del año cuando se formó el 16 de mayo, antes del tradicional inicio de la temporada del Atlántico el 1 de junio.

Las plataformas offshore del Golfo de México representan el 16% de la producción de crudo de los EE.UU. y el 2,4% de la producción de gas natural, según el Departamento de Energía. Más del 45% de la capacidad de refinación de EE.UU. y el 51% de la capacidad de procesamiento de gas se encuentra a lo largo de la costa del Golfo.

Cerca de 2,5 millones de hogares desde Maine a Texas son vulnerables a las mareas de tormenta de al menos un huracán de categoría 2. Los huracanes más fuertes tienden a golpear el sur mientras que se debilitan a medida que se desplazan hacia el norte. A lo largo del Golfo de México, 3,6 millones de hogares son vulnerables a huracanes de hasta categoría 4. Sólo cuatro tormentas de Categoría 5 han golpeado el territorio continental de los EE.UU. en el registro actual.