Es necesario que los gobiernos actúen urgentemente para garantizar que el cambio de tripulación de los buques pueda tener lugar para mantener el flujo del comercio mundial y evitar una crisis humanitaria y de seguridad de los buques, ha dicho el Secretario General de la OMI, Kitack Lim, a los representantes de los Estados Miembros. «Estamos al borde de una crisis humanitaria y de un verdadero problema de seguridad: no podemos esperar que la gente de mar que se encuentra actualmente en los buques permanezca en el mar para siempre. Es responsabilidad de los gobiernos permitir que el transporte marítimo siga avanzando y que la gente de mar regrese a sus hogares o llegue a sus buques para comenzar a trabajar», dijo el Sr. Lim durante una reunión virtual organizada por la OMI (el 9 de junio) para informar a los representantes permanentes y a los oficiales de enlace de los Estados miembros de la OMI.

Se estima que unos 150.000 marinos están esperando urgentemente para abandonar sus buques, ya que sus contratos, así como las posibles prórrogas, han expirado y deben ser sustituidos por un número similar, ya que las restricciones de viaje debido a la pandemia de COVID-19 han obstaculizado gravemente el cambio de tripulación.

El Sr. Lim agradeció a los países que han hecho progresos al designar a la gente de mar como trabajadores clave, al facilitar los cambios de tripulación mediante la aplicación de protocolos de cambio de tripulación que han sido aprobados por la OMI, incluida la facilitación de la expedición de pasaportes y visados, y al dar acceso a la gente de mar a la atención médica. «Pero sigo muy preocupado por los países en los que todavía existen restricciones para la gente de mar», dijo el Sr. Lim.

La reunión recibió información actualizada sobre la labor que está realizando la Secretaría de la OMI, en colaboración con las entidades de las Naciones Unidas y los organismos internacionales del sector marítimo, para supervisar el modo en que la pandemia de COVID-19 está afectando al transporte marítimo, y para elaborar y publicar orientaciones y recomendaciones sobre una amplia variedad de cuestiones, difundidas mediante la Carta Circular (serie Nº 4204) y publicadas a través de la página web de la OMI.