La Organización Marítima Internacional (OMI) realizó un simposio virtual en el que se expuso el estado de las opciones de búnkeres que contienen carbono bajo o nulo en las operaciones del transporte marítimo en su camino hacia la descarbonización. Distintos actores de la industria expusieron las opciones de combustibles que podrían permitir que se cumpla con la Estrategia Inicial de la OMI, respecto a la reducción de las emisiones GEI procedente de buques.

En la instancia se analizaron los aspectos técnicos de varios combustibles con contenido bajo o nulo de carbono, además de examinar la seguridad, regulación, precio, disponibilidad de infraestructuras, emisiones del ciclo de vida, dificultades en la cadena de suministro y los obstáculos para su adopción, entre otros. Además, se presentaron investigaciones e innovaciones sobre una amplia gama de combustibles alternativos como el hidrógeno, el amoníaco y el metanol, como también la propulsión eólica.

Los participantes compartieron información sobre la experiencia adquirida en el uso de los combustibles alternativos que hoy se encuentran disponibles, como el GNL y biocombustibles. También destacaron el potencial de reducir aún más las emisiones de GEI asociadas a su uso, como, por ejemplo, disminuyendo el deslizamiento de metano o aumentando el uso de biogás.

Kitack Lim, secretario general de la OMI, explicó que «para alcanzar un futuro con bajas o nulas emisiones de carbono para el transporte marítimo, necesitaremos nuevas tecnologías, nuevos combustibles e innovación. Ya está en marcha una apasionante investigación y desarrollo de combustibles marinos con contenido de carbono bajo o nulo».

«La OMI quiere acelerar aún más estas iniciativas proporcionando el foro mundial para compartir conocimientos, promover la I+D y crear asociaciones entre las partes interesadas, entre los sectores público y privado, no sólo en la industria del transporte marítimo y los puertos, sino también los bancos privados y de desarrollo, y el mundo académico a nivel internacional, nacional y local», agregó Lim.

Enfoque de seguridad y colaborativo

Durante el simposio, quedó de manifiesto la necesidad de debatir y abordar las consideraciones de seguridad de todo el sector en torno al uso, suministro y almacenamiento de los combustibles emergentes, debido a las diferentes características de cada uno de ellos. Distintos oradores destacaron la necesidad de intensificar los esfuerzos para seguir desarrollando el Código Internacional de seguridad para buques que usen gases u otros combustibles de bajo punto de inflamación.

El Subcomité de transporte de cargas y contenedores (CCC) de la OMI, responsable del Código IGF, es el encargado de modificar y actualizar el Código, en colaboración con otros órganos de la OMI cuando es necesario. Por esto, la OMI alentó a los Estados Miembros a compartir información con el Subcomité CCC para garantizar que los debates técnicos sean sólidos. Además, se hizo incapié en la formación de la tripulación sobre el manejo seguro de los combustibles alternativos, dado que cada uno tiene requisitos de temperatura, viscosidad, almacenamiento a bordo y funcionamiento del motor.

Sobre el enfoque colaborativo, las asociaciones entre las partes interesadas, junto a una política clara y con reglamentos internacionales, fueron reconocidos como factores clave para avanzar hacia la descarbonización del transporte marítimo internacional. La OMI espera que ningún país se quede atrás en materia de transición energética, por lo que trabaja en garantizar que existan múltiples oportunidades de intercambio de información entre los Estados Miembros.

«No debemos olvidar que la transición energética del transporte marítimo tiene dos lados, una necesidad y una oportunidad. La descarbonización del transporte marítimo es un asunto de todos y la cooperación entre la comunidad marítima y otros sectores sería esencial para el éxito. La OMI está dispuesta a seguir siendo una plataforma mundial para el intercambio de conocimientos y la promoción de los combustibles alternativos», sentenció Sveinung Oftedal, moderador del simposio.