La empresa japonesa de transporte Nippon Yusen Kaisha (NYK) ha realizado un pedido de lo que dice ser el mayor buque de transporte de automóviles alimentado con GNL del mundo (PCTC, por sus siglas en inglés).

El 20 de septiembre de 2019 se celebró en el astillero Shin Kurushima Toyohashi Shipbuilding de NYK una ceremonia de colocación de la quilla para el buque de 73.500 GT.

Está previsto que el nuevo buque se entregue en 2020 y será el primer gran PCTC alimentado con GNL que se construya en Japón, según NYK. Para enarbolar la bandera nacional, contará con una longitud de 199,95 metros y una anchura de 38 metros.

Con el fin de minimizar la reducción en la capacidad de carga de los vehículos causada por la instalación de tanques de combustible GNL, además de optimizar elementos importantes como el ancho del buque, se implementarán varios diseños para maximizar el espacio de carga, y el nuevo buque podrá transportar aproximadamente 7.000 unidades por viaje, dijo la compañía.

Con el apoyo del Ministerio de Medio Ambiente y del Ministerio de Tierras, Infraestructura, Transporte y Turismo de Japón para su proyecto modelo de reducción de emisiones de CO2 mediante el uso de combustibles alternativos, el buque estará equipado con la tecnología para reducir aún más las emisiones de CO2 y se programará el viaje experimental verification en su viaje real.

Como ya se ha explicado, el buque será un 40% más eficiente energéticamente, superando los requisitos de la EEDI fase 3* de la Organización Marítima Internacional (OMI), que entrará en vigor en 2025. Además, se espera que el buque reduzca las emisiones de óxido de azufre (SOx) en aproximadamente un 99% y las de óxidos de nitrógeno (NOx) en aproximadamente un 86% en comparación con los motores convencionales de petróleo pesado.

En los últimos años, NYK ha estado avanzando constantemente hacia el uso de GNL como combustible de propulsión. En 2016, NYK construyó el primer buque de transporte del mundo alimentado con GNL que entró en servicio en 2017.

El año pasado, el grupo comenzó a emitir bonos verdes para financiar buques alimentados con GNL y buques de carga de GNL, entre otros proyectos de financiación ecológica.